Lorena Jiménez
Fotografía: Radio UdeG Puerto Vallarta
Puerto Vallarta, Jalisco.

En torno a la reciente denuncia que se le imputa a la diputada federal por el distrito 05 Lorena Jiménez, señalada de recibir un “moche” por el proyecto carretero de Guachinango, en rueda de prensa la propia legisladora aseguró tener la conciencia tranquila y limpia, por lo que reiteró que no ha participado en asuntos de corrupción, sino que se trata de un “juego sucio”.

Ante los medios de comunicación vallartenses, destacó que solo vinculó al municipio de Guachinango con estancias correspondientes para la carretera, sin embargo, no ha iniciado ninguna gestión como tal, y menos ha solicitado dinero a cambio (moches) “mi función es orientar y no etiquetar recursos o bajar proyectos a la región”.

Comentó que iniciaría una contrademanda por difamación y daño moral a su persona, así como exigir una disculpa pública cuando se esclarezcan los hechos “fui el blanco de algunos, no sé si del PRI o del MC pero solo quieren hacer daño al proyecto de la 4T”.

Ante los cuestionamientos por la persona a cargo de la casa de enlace en el municipio de Guachinango, Rafael Camarillo, precisó la diputada Lorena que “metería las manos al fuego por él” asegurando que ni ella ni el él solicitaron el llamado moche.

Aunque los denunciantes aseguraron tener pruebas, mismas que fueron expuestas y señaladas en la sesión de cabildo en el municipio mencionado (Guachinango), de acuerdo a los propios ediles, aunque por su parte la legisladora federal expuso que no hay “tales pruebas por lo que seguirá dando la cara”.