Berlín, Alemania.

El ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, se reunió hoy en Berlín con su homólogo turco, Mevlüt Cavusoglu, en medio de tensiones entre los dos países después de la cancelación de mítines de políticos turcos en Alemania y de que Ankara comparara esta situación con la política de Adolf Hitler.

Gabriel le dejó claro que existen límites que “no se deben sobrepasar y dentro de ellos se encuentra también la comparación con la Alemania nazi”, indicó el jefe de la diplomacia alemana tras el encuentro en un hotel de Berlín sobre la acusación del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

A pesar de las tensiones, el líder socialdemócrata alemán afirmó que el diálogo fue bueno, sincero y amistoso, pero también “duro y controvertido”.

Gabriel habló con Cavusoglu sobre todos los temas polémicos entre Berlín y Ankara, como el referéndum sobre la reforma de la Constitución en Turquía, la detención del periodista turco-alemán Deniz Yücel y los actos electorales de políticos turcos en Alemania, indicó.

El ministro de Exteriores alemán no mencionó resultados concretos del encuentro. Sobre todo se trata de que Yücel tenga acceso consular desde la prisión turca en la que se encuentra, explicó.

“Estuvimos de acuerdo en que ninguna de las dos partes tiene interés en dañar las relaciones permanentemente”, declaró Gabriel. Se trata de regresar “paso a paso” hacia una relación normal y también de nuevo amistosa, apuntó.

Asimismo, en el encuentro, el político germano pidió a los turcos que no trasladen a Alemania los debates en torno al referéndum del próximo 16 de abril en Turquía, en el que se consultará a la población sobre la reforma de la Constitución para establecer un sistema presidencialista con más poderes para el actual jefe de Estado.

“No debemos permitir que se importen a Alemania las discusiones políticas de Turquía”, afirmó.

Sin embargo, mientras Gabriel intentó calmar las aguas, su homólogo turco volvió a adoptar un tono duro tras el encuentro. Los políticos y medios alemanes tratan a Turquía con una mayor hostilidad, declaró Cavusoglu. “También es patente una tendencia hacia la islamofobia”, dijo.

Para el ministro turco es importante que Alemania se decida sobre si ve a Turquía “como amigo o como enemigo”. Para Turquía no hay razón alguna para ver a Alemania como un enemigo, afirmó el político, que también acudió al primer día de la Feria Internacional de Turismo de Berlín (ITB). El aumento de populismo y antisemitismo en Europa le recuerda a la época de la Segunda Guerra Mundial, agregó.

Respecto a los mítines en Alemania, Cavusoglu calificó como “indigno” para una democracia que no se permita hablar a los ministros turcos en Alemania y recordó que a él mismo le cancelaron actos en tres salones de boda y un hotel donde pretendía hablar ante los turcos residentes.

En el encuentro le entregó a Gabriel una lista con nombres de ministros que planean viajar a Alemania próximamente, aunque aún no está fijo un posible mítin de Erdogan, indicó. Mientras, sobre el periodista turco-alemán se limitó a contestar que es una cuestión exclusivamente jurídica.

Miembros del Gobierno turco ya han participado en mítines en Alemania. Sin embargo, otros fueron cancelados por cuestiones de seguridad, lo que desencadenó duras críticas desde Turquía. El Gobierno alemán rechaza prohibir por principio estas apariciones electorales.

En el referéndum tienen derecho a voto cerca de 1,41 millones de turcos que residen en Alemania.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here