acusado de asesinar a sus padres
Fotografía: EFE
Cancún, Quintana Roo.

Las autoridades entregaron a agentes del FBI a Dylan Bennett, acusado de asesinar a sus padres Carol y Barry Bennett, un exjugador de la NFL, informó este domingo la Fiscalía General de Quintana Roo.

Los agentes del FBI recibieron a Dylan en las instalaciones del Aeropuerto Internacional de Cancún para su traslado inmediato a Estados Unidos donde enfrentará los cargos por homicidio en segundo grado en contra de sus padres, señaló la Fiscalía estatal.

Dylan fue detenido de manera fortuita cuando fue caminaba en el centro de Cancún, y fue reportado por mostrar actitudes agresivas; al verificar su identidad se comprobó que era sospechoso del homicidio de sus padres, ocurrido en días pasados en Minnesota, en Estados Unidos.

A Dylan “N”, de 22 años, se le buscaba en México por una ficha emitida por la Interpol, pues como parte de las investigaciones se determinó que tras los hechos abordó un avión hacia esta zona del país.

Agentes de la Policía Ministerial, perteneciente a la Fiscalía de Quintana Roo, lo entregaron este al Instituto Nacional de Migración, dependencia que inició los trámites correspondientes con las autoridades estadounidenses.

Al momento de su detención Dylan “N” vestía una playera roja y pantalones deportivos grises, al parecer viajaba solo con una mochila verde donde llevaba sus pertenencias.

Dylan “N” es el principal sospechoso del homicidio de Barry Bennett, ex jugador de la NFL en los New Orleans Saints, New York Jets y los Minnesota Vikings.

Los cuerpos de Barry Bennett y su esposa Carol, ambos de 63 años, fueron encontrados en su casa en Long Prairie, Minnesota, el pasado 19 de agosto, ambos presentaban numerosos impactos de armas de fuego.

Carol Bennett presentaba impactos en la espalda y el torso y su esposo Barry en el torso y la cabeza.

El hijo de la pareja se volvió sospechoso porque de acuerdo con reportes locales de Minnesota, agentes de la policía encontraron dentro de su vehículo un cartucho vacío de una pistola de 9 milímetros y una caja de municiones.

El sospechoso escapó del lugar en el automóvil de la madre y recorrió varias ciudades hasta llegar a Columbus, donde abordó un avión hacia Cancún.