Mexicanos se burlan de la rifa propuesta por AMLO

La etiqueta #NoEsBroma se volvió tendencia nacional en México este viernes tras el anuncio del mandatario Andrés Manuel López Obrador de una posible rifa del avión presidencial

0
32
Ciudad de México, México.

La etiqueta #NoEsBroma se volvió tendencia nacional en México este viernes tras el anuncio del mandatario Andrés Manuel López Obrador de una posible rifa del avión presidencial a través de la Lotería Nacional, que emitiría 6 millones de boletos a 500 pesos cada uno.

Los usuarios reaccionaron con risa, escepticismo y hasta molestia a una de las opciones que ofreció el presidente para deshacerse del Boeing 787, con un costo estimado de 130 millones de dólares, un símbolo de lujo que López Obrador pretende combatir con su política austeridad.

Aunque también con humor, otros ciudadanos respaldaron al presidente por considerar que la aeronave, adquirida por sus predecesores, es un gasto excesivo que representa a los “fifís”, una palabra mexicana para burlarse de las personas de clase alta.

Otros tomaron más en serio las palabras del presidente al cuestionar la viabilidad de la propuesta.

En tanto, políticos de oposición y críticos del Gobierno actual acusaron al presidente de tener ocurrencias por no cumplir con su promesa de vender la aeronave, que López Obrador ha ofertado, sin éxito hasta ahora, desde los primeros días de su gestión, en diciembre de 2018.

Pese a la popularidad de las muestras de austeridad que exhibe el jefe de Estado al viajar en vuelos comerciales, opositores lo han criticado por no usar el artefacto para desplazarse de manera eficiente cuando su presencia sea requerida en una emergencia.

“Quedó en evidencia que las ocurrencias son el motor de creación de proyectos del Gobierno de México. ¿Vender boletos para rifar el #AviónPresidencial? Queremos propuestas reales, bien examinadas, que realmente conduzcan hacia el desarrollo”, escribió el izquierda Partida de la Revolución Democrática (PRD).

El sorteo es una de las cinco opciones que ofreció el presidente este viernes para deshacerse, por fin, de la aeronave.

Las otras alternativas que analiza el Gobierno mexicano son venderlo a un comprador anónimo de Estados Unidos, intercambiarlo con Washington por equipo médico, ofrecerlo “en partes” a 12 empresas mexicanas y alquilarlo por horas.

“No es fácil esto porque, si el presidente no lo va a usar, pues qué empresa usa un avión así. La verdad que fue un exceso esto. Esto no debió hacerse. No debieron comprar este avión, ya ni los más ricos del mundo y extravagantes, ya no tienen estos aviones”, argumentó el mandatario en su conferencia matutina.