Sudán
Fotografía: Sashraf Shazly - AFP
Jartum, Sudán.

El movimiento de protesta en Sudán convocó este martes nuevas manifestaciones y rechazó el plan de los gobernantes militares de convocar elecciones después de la muerte de más de 35 personas en la sangrienta represión de las fuerzas de seguridad.

Tras el anuncio de los militares, los líderes de la protesta llamaron a la “desobediencia civil total” a la junta, tras la dispersión de una sentada ante el cuartel general de las Fuerzas Armadas que reclamaba la instauración de un gobierno civil.

El Consejo Militar de Transición destituyó al veterano presidente Omar al Bashir en abril, tras meses de protestas contra su régimen autoritario, y había acordado un periodo de transición de tres años a una administración civil.

Pero el general Abdel Fatah al Burhan anunció en una declaración televisada que el plan había sido abandonado, y que las elecciones tendrían lugar bajo “supervisión regional e internacional”.

“El Consejo Militar decide lo siguiente: cancelar lo acordado y dejar de negociar con la Alianza para la Libertad y el Cambio, y convocar a elecciones generales en un plazo no mayor de nueve meses“, dijo Burhan.

A la cabeza de Sudán durante casi 30 años, Omar al Bashir fue depuesto y detenido por el ejército el 11 de abril, bajo la presión de un movimiento sin precedentes desencadenado el 19 de diciembre por la decisión de las autoridades de triplicar el precio del pan en un país socavado por una grave crisis económica.

La Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), que encabezó las protestas contra Bashir, rechazó la convocatoria a elecciones.

“No es el consejo golpista, ni sus milicias, ni sus líderes quienes decidirán el destino del pueblo, ni cómo se hará la transición hacia un gobierno civil”, advirtió la SPA.

– Rezar por los mártires –

La SPA urgió a la población a manifestarse nuevamente este martes, día del fin del Ramadán, para “orar por los mártires” y “manifestarse pacíficamente”.

El Consejo Militar de Transición aseguró en un comunicado que “lamenta” los hechos, y que se trató de una operación de limpieza” que salió mal.

La tensión era alta en Jartum, donde se desplegaron en gran número Fuerzas Rápidas de Apoyo, unos paramilitares fuertemente armados a los que se les atribuye la virulenta represión.

A pesar de la presencia de seguridad y de los cortes de internet, los residentes de algunas zonas de la capital salieron un día antes para celebrar el fin del Ramadán y protestar.

En Omdurman, al otro lado del Nilo respacto a Jartum, un testigo dijo por teléfono que las Fuerzas de Apoyo Rápido estaban tratando de dispersar “disparando al aire” a los manifestantes que habían levantado barricadas.

“Nos reuníamos en nuestra plaza como todos los años, pero las Fuerzas de Apoyo Rápido y la policía nos dispararon con gases lacrimógenos y bombas aturdidoras y después de las oraciones los jóvenes cerraron la calle principal levantando barricadas”, dijo a AFP un residente de la zona de Bahri.

Otras calles alrededor del centro de la ciudad estaban casi desiertas este martes, con muchos mercados y tiendas cerrados y casi ningún coche circulando por las carreteras en una mañana nublada.

Los vuelos a Jartum se interrumpieron, y las aerolíneas supervisaban la evolución de la situación sobre el terreno.

– EEUU: represión “brutal” –

Estados Unidos condenó el lunes la “brutal” represión militar contra manifestantes en Sudán.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó a su vez el “uso excesivo de la fuerza” por parte de los militares y pidió una investigación independiente.

Por su parte, Reino Unido y Alemania solicitaron una reunión del Consejo de seguridad de la ONU. De acuerdo con fuentes diplomáticas de estos países, la reunión podría realizarse este martes a puertas cerradas.

El general Abdel Fatah al Burhan, jefe del gobernante Consejo Militar, visitó recientemente Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, tres países que le expresaron su apoyo.