Por Tatiana Sánchez

Aunado a las deficiencias que en los servicios básicos se padecen en la comunidad del Dieciocho de Marzo, habitantes señalan uno más: pues aseguran que desde hace algunos meses el aumento en el número de perros callejeros se ha vuelto un problema de salud pública.

Lo anterior, debido a que los animales, en su intento de buscar comida en los espacios en los que la gente deja la basura, terminan destruyendo las bolsas y regando los desechos, cosa que es considerada por la mayoría de los vecinos como un foco de infección.

Esto es lo que menciona una vecina del lugar:

“Sí, sí hay en lo que es aquí por la calle principal y no me acuerdo del nombre de la otra calle que va para allá, he visto ahí varios perros. Cuando no pasa la basura los mismos perros hacen un tiradero de basura, más que nada. […] No son agresivos, simplemente como hay niños y entonces los niños no saben que no son agresivos, que son como juguetones, entonces los niños sí se asustan, ese es el detalle. (Aparte) no se les ven dueño, no he visto que tengan collar de vacunación, no se los he visto”.

Debido a la presencia de estos animales, en su mayoría sin dueño, otro problema presente es el ocasionado por las heces fecales, que se encuentran en casi todas las calles y banquetas del lugar:

“Si hay muchos pero mire, a mi hermana le gustan mucho los perros, mire… la perrera se los lleva y ella va y los saca, se los trae, hay algunos ahorita, hay algunos, se me hace que ese y otro más grande y otros perros prietos, yo digo que no tienen dueños porque ahí llegan y se echan todo el día y pues yo me voy en la noche y ya no se para dónde ganan”.

Por otro lado se encuentra la declaración de las autoridades correspondientes, cuya excusa con respecto a esta atención que debe llevarse también a la zona rural, es la falta de combustible. Tal como lo señala Juan de la Cruz, chofer de la unidad móvil del Centro de Salud y Control Animal:

“En el Dieciocho tenemos ratito que no llegamos por cuestiones de gasolina, en el Dieciocho de repente no nos llegan reportes, pero nos estaban llegando hace días de que andaban hasta 15 o 20 perros en la colonia, en el jardín. […] “Estamos manejando un día para comunidades que serían los lunes para comunidades, pero ahorita si salgo a una comunidad ya no salgo en toda la semana, sales el martes y el miércoles y regrésate porque de repente andamos batallando el lunes para cargar la gasolina, ya tenemos rato con esto. […]En cuestión de la gasolina traemos una RAM, es en 6, a mí me da 40 litros para toda la semana, la camioneta en buen estado no está, una camioneta que no está en buen estado con todos los servicios, tú bien sabes que no te rinde la gasolina, aparte”.

Habría que añadir que a pesar de que los habitantes de la comunidad han realizado varios reportes ante dicho centro pidiendo que acudan a recoger los perros que no tienen dueño, o que se sancione a las personas que los mantienen en la calle, el problema parece no solucionarse.