juez suspende construcción Santa Lucía
Fotografía: Notimex
Ciudad de México, México.

Un juez federal de México ordenó la suspensión indefinida de la obra para convertir la base militar de Santa Lucía en el nuevo aeropuerto.

El fallo fue en favor de residentes de Zumpango, el municipio donde se pretende construir el aeropuerto que sería el principal del país, a través del colectivo #NoMásDerroches, quienes promovieron una demanda de amparo contra la construcción de la terminal aérea.

Con esta medida cautelar las autoridades no podrán seguir con las labores de construcción hasta que haya una autorización explícita que asegure que la ejecución de la obra no perjudicará al medio ambiente, al patrimonio cultural ni al terreno.

El colectivo #NoMásDerroches está conformado por varias organizaciones, despachos de abogados y pobladores de Santa Lucía y Texcoco, donde se iba a construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

“Juntos presentamos 147 juicios de amparo individuales con el fin de que el Poder Judicial de la Federación revise la legalidad de la cancelación del NAICM y asegure que el proyecto de Aeropuerto Internacional de Santa Lucía cuente con todos permisos requeridos”, explicó la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad en un comunicado.

Este martes, el diario El Universal informó que un tribunal federal había ordenado frenar la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía hasta que el Gobierno comprobara los dictámenes y permisos ambientales.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, atribuyó a los “corruptos” la suspensión de la obra, según explicó este martes en rueda de prensa.

“La obra de Santa Lucía les molesta mucho a los corruptos”, afirmó el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) desde Palacio Nacional.

Tras una polémica consulta ciudadana, López Obrador decidió transformar la base militar de Santa Lucía en un aeródromo civil y cancelar el aeropuerto de Texcoco, una obra de 13 mil 300 millones de dólares impulsada por su antecesor, Enrique Peña Nieto, que llevaba más de un 30% de avance.

El NAICM era la gran obra pública de Peña Nieto, pero según López Obrador era una infraestructura que ejemplificaba la corrupción en México.