Manila, Filipinas.

Equipos de rescate, apoyados por grúas, buscaban este lunes en el este de Filipinas a más de 30 personas desaparecidas en los corrimientos de tierra provocados por una tormenta durante el fin de semana, informaron las autoridades.

La tormenta tropical Kai-Tak seguía avanzando hacia el oeste del archipiélago el lunes, tras haber causado al menos 28 muertos el fin de semana en diversos deslizamientos de tierra, indicó la agencia de supervisión del Gobierno.

La mayor parte de las muertes se produjeron en la isla de Biliran, donde muchas viviendas quedaron sepultadas.

Los rescatistas seguían buscando supervivientes en la isla pero no eran muy optimistas.

“Existe la idea de que los desparecidos ya han muerto”, indicó a la AFP Sofronio Dacillo, un responsable provincial del organismo encargado de la reducción de riesgos y gestión de desastres.

En Biliran, donde viven 140 mil personas, la tormenta provocó graves daños en las carreteras, puentes y el tendido eléctrico, que estuvo sin funcionar durante todo el fin de semana.

Se espera que vuelva la electricidad, como muy pronto, el miércoles, dijo Dacillo.

“Fue como dos meses de lluvia en solo un día sobre Biliran. Y, a causa de eso, el barro se ablandó verdaderamente y por eso muchos puentes fueron destruidos”, dijo el portavoz del presidente Rodrigo Duterte, Harry Roque.

Se espera que Duterte visite Biliran el lunes para inspeccionar los daños y las labores de rescate, añadió Roque.

En un video publicado en Facebook, el gobernador provincial, Gerardo Espina, afirmó que el agua y la gasolina comenzaban a escasear porque la tormenta había destruido muchos puentes vitales, impidiendo la llegada de reservas.

El lunes, Kai-Tak -con rachas de 90 km/h- había cruzado la parte central de Filipinas y se dirigía hacia la isla de Palawan, en el oeste, a 18 km/h, indicó la agencia meteorológica del gobierno.

El Ejecutivo espera que la tormenta abandone Filipinas el martes.