Cachemira
Fotografía: Sif Hassan - AFP
Islamabad, Pakistán.

Pakistán descartó este jueves el uso de la fuerza frente a India, que revocó el lunes la autonomía constitucional de la parte de Cachemira que controla y que Islamabad reivindica.

“Pakistán no considera la opción militar”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores, Shah Mehmood Qureshi, en una rueda de prensa en la capital paquistaní. “Examinaremos más bien opciones políticas, jurídicas y diplomáticas“, agregó.

Islambad ya anunció la expulsión del embajador indio en Pakistán, la llamada a consultas a su representante diplomático en Nueva Delhi y la suspensión del comercio bilateral, una medida más bien simbólica dados los limitados vínculos comerciales entre ambos países, que se enfrentaron en tres guerras, dos de ellas por la disputa de Cachemira.

Anunciado previamente por el primer ministro Imran Khan, Qureshi confirmó que acudiría al Consejo de seguridad de la ONU ante la decisión “moralmente incorrecta tomada por Nueva Delhi”.

La jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini se entrevistó este jueves con sus homólogos indio y paquistaní.

“La Unión Europea apoya una solución política bilateral entre India y Pakistán”, indicaron sus servicios en un comunicado.

Cachemira lleva desde el domingo aislada del mundo, con las comunicaciones cortadas, los comercios cerrados y las calles desiertas, tras el despliegue de decenas de miles de soldados indios en esta región del Himalaya, donde India ya contaba con medio millón de soldados.

Cachemira
Diseño: AFP

Después de que el gobierno indio revocase unilateralmente el lunes el estatuto de autonomía de esta región, la mayoría nacionalista hindú en el parlamento indio también votó la división del estado de Cachemira en dos territorios administrados directamente por Delhi. El primer ministro indio, Narendra Modi, pronunciará este jueves un discurso para explicar la inesperada decisión.

– Malala pide “paz” –

Más de 500 personas han sido detenidas en Cachemira desde el estallido de la crisis, informó este jueves la prensa india.

Empresarios, activistas y profesores universitarios forman parte de las 560 personas arrestadas en las ciudades de Srinagar, Baramulla y Gurez, según la agencia de prensa Press Trust of India y el diario The India Express.

Un recurso judicial fue presentado en el Tribunal Supremo indio para pedir la liberación de los detenidos y la derogación de las medidas restrictivas en Cachemira.

Desde la independencia del imperio colonial británico en 1947, Cachemira se encuentra dividida entre India y Pakistán, dos potencias nucleares enfrentadas desde hace décadas.

Una insurrección militar contra Nueva Delhi prendió con fuerza en esta región en los años 1990 y volvió a recrudecerse hace tres años.

Sus habitantes temen que la supresión de la autonomía favorezca el resentimiento en la población local, mayoritariamente hostil a India.

La agencia de seguridad aérea india pidió a los aeropuertos que refuercen sus dispositivos de seguridad y les advirtió que “la aviación civil puede ser un objetivo fácil de ataques terroristas”.

“Estoy preocupada por la seguridad de los niños y las mujeres, los más vulnerables a la violencia y el conflicto”, dijo en Twitter la premio Nobel de la Paz Malala Yusafzai.

 

“Representamos culturas, religiones, lenguas, gastronomías y tradiciones distintas. Creo que podemos vivir en paz”, añadió la joven paquistaní que sobrevivió a un ataque de los talibanes.