Fotografía referencial: EFE
Ciudad de México, México.

El Gobierno mexicano repatriará a una ciudadana varada en Cusco, Perú, donde su esposo falleció este martes por COVID-19, anunció este sábado Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores (SRE) por orden del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Va avión de la Fuerza Aérea Mexicana por ella. Es positivo su examen, sí tiene el COVID-19 y su marido perdió la vida hace unos días por la misma enfermedad. Con el apoyo del Secretario de la Defensa, México va por ella”, escribió el canciller en respuesta a un tuit donde un ciudadano informaba del caso.

En el reporte al que contestó el funcionario mexicano, se detalla que la mujer es una profesora jubilada originaria del sureño estado de Yucatán de casi 80 años de edad que había viajado a Perú con un grupo de 25 personas, de los que todos regresaron a México, excepto ella y su esposo.

Al confirmar la muerte del hombre, el martes pasado, la SRE y la Embajada de México en Perú detallaron que el mexicano estuvo en cuarentena impuesta por las autoridades sanitarias peruanas el viernes 20 de marzo.

Después, ingresó a un hospital local donde estuvo acompañado de su esposa, quien tenía “buenas condiciones de salud”, según la cancillería.

El Gobierno mexicano ha ayudado a regresar al país a más de 6 mil conciudadanos varados en diferentes continentes por la cancelación de vuelos provocada por la crisis del nuevo coronavirus, informó la Cancillería el miércoles.

Sin embargo, a diferencia de este caso, en la inmensa mayoría el Gobierno de México no ha pagado el regreso de sus conciudadanos, sino que los ayuda a encontrar rutas alternativas de regreso.

Para auxiliarlos, la Cancillería ha habilitado un formulario virtual de atención a turistas mexicanos en el exterior afectados por COVID-19.

Tan solo la madrugada de este sábado, regresaron a México 113 connacionales provenientes de Ecuador y Colombia tras las gestiones de las embajadas, la SRE y el Instituto Nacional de Migración (Inami).

El Gobierno mexicano declaró este martes su entrada a la fase 2 de la pandemia de COVID-19, cuando hay transmisión comunitaria, y pronosticó que el brote se propagará lentamente, lo que permitirá que sea asumible para el sistema de salud.

Aun así, México no ha adoptado medidas drásticas implementadas por otros países, como el cierre de fronteras, la cancelación forzosa de vuelos, ni toques de queda obligatorios.