Cuidado ojos
Fotografía: Elvira Urquijo A. EFE

En estos días de aislamiento debido a la pandemia de COVID-19, pasamos mucho tiempo viendo la televisión, leyendo, utilizando la tableta o el ordenador. Todas estas actividades nos obligan a fijar la vista y pueden provocar problemas de visión. Los oftalmólogos nos explican cómo cuidar nuestros ojos durante el periodo de confinamiento en el hogar.

Es muy importante descansar la vista cada cierto tiempo. “Debemos recordar la regla 20-20-20 que consiste en hacer 20 segundos de descanso cada 20 minutos de actividad mirando a 20 pies de distancia (unos 6 metros)”, detallan los especialistas del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega.

La Sociedad Española de Oftalmología explica que, en reposo, el ojo está enfocado de manera natural para ver de lejos y a una distancia media. “Mantener el enfoque en un objeto que se encuentra a una distancia corta supone un esfuerzo adicional”, recalca.

Las personas con problemas de visión que necesitan gafas o lentillas deben procurar optar por las gafas en lugar de por las lentes de contacto, ya que son más seguras para los ojos.
Buena parte de las actividades de ocio que llevamos a cabo en el hogar en la situación en que se vive en la pandemia como ver películas o series, jugar a videojuegos o utilizar las redes sociales, implican el uso de pantallas. Además, otras formas de entretenimiento como leer o coser, también requieren visión de cerca.

La Sociedad Española de Oftalmología (SEO) explica que, en reposo, el ojo está enfocado de manera natural para ver de lejos y a una distancia media. “Mantener el enfoque en un objeto que se encuentra a una distancia corta supone un esfuerzo adicional”, recalca.

ALGUNAS MEDIDAS PARA CUIDAR NUESTRA VISTA

Por todo ello, los especialistas del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega recomiendan varias medidas para cuidar nuestros ojos durante la cuarentena.

1. Reducir el tiempo dedicado a actividades que requieran visión de cerca.
Ver la televisión, jugar a videojuegos, leer o navegar por internet supone un sobreesfuerzo de la visión de cerca.

2. Regular el brillo de los dispositivos electrónicos.
Por lo general, “vienen de serie con el nivel máximo de brillo establecido, algo totalmente nocivo para la vista. Algunos dan la opción de activar un modo con tonos más cálidos, la visión nocturna o de bloquear la luz azul”, señalan.

3. Parpadear a menudo.
Esta es otra de las indicaciones de los expertos del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega.
Y es que, cuando estamos mucho tiempo con la mirada fija en un lugar, tendemos a parpadear menos.
En este sentido, subrayan que debemos parpadear de una manera más consciente para mantener el ojo limpio e hidratado. Si es necesario, pueden usarse lágrimas artificiales.

4.Descansar la vista cada cierto tiempo.
“Debemos recordar la regla 20-20-20 que consiste en hacer 20 segundos de descanso cada 20 minutos de actividad mirando a 20 pies de distancia (unos 6 metros)”, detallan.

5. Mantener una distancia adecuada con los dispositivos.
De igual modo, afirman que es importante mantener una distancia de entre 50 y 60 centímetros entre nuestros ojos y la pantalla u objeto que estemos utilizando.
Las condiciones ambientales del lugar en el que nos encontramos influyen en la salud de los ojos.

6. Es fundamental iluminar bien la estancia en la que estemos para no forzar la vista.
El modo de hacerlo es tener una luz en el techo y otra más potente que ilumine la superficie que vayamos a utilizar.
Hay que evitar la luz directa y las sombras.
Mantener una temperatura ambiente agradable.

Es importante este consejo porque pasar demasiado tiempo expuestos a dispositivos de aire acondicionado o radiadores provoca sequedad ocular.

Asimismo, aconsejan precaución y medidas protectoras a la hora de realizar determinadas tareas del hogar pues algunas de ellas pueden producir traumatismos o lesiones en los ojos.
Por ello, los doctores del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega recomiendan utilizar gafas protectoras o máscaras de policarbonato para realizar actividades como, clavar un clavo en la pared, podar los árboles del jardín o utilizar lejía.

Por último, los oftalmólogos hacen hincapié en la importancia de no frotarse los ojos, pues este gesto debilita la red de colágeno que se encarga de preservar la curvatura de la córnea.

Pero, sobre todo, no hay que hacerlo nunca sin haberse lavado las manos previamente para evitar la exposición a patógenos.