“Éxodo”: Un documental sobre la caravana migrante realizado por estudiantes de cine

Las noticias captaron el interés de Núria Clavero, de 22 años y Aitor Palacios, de 25, estudiantes de cine, originarios de Barcelona, España que se encontraban viviendo en Puebla como parte de un intercambio académico y al enterarse de que la caravana migrante llegaría a México

0
99

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Guadalajara, Jalisco

Durante el mes de octubre de 2018, un grupo de personas organizadas abandonaron su país de origen. Iniciaron su travesía el 13 de ese año en San Pedro Sula, Honduras hasta formar un grupo de más de siete mil personas provenientes de países centroamericanos como Honduras, El Salvador y Guatemala. Diversos medios de comunicación tanto nacionales como internacionales comenzaron a publicar noticias al respecto.

Las noticias captaron el interés de Núria Clavero, de 22 años y Aitor Palacios, de 25, estudiantes de cine, originarios de Barcelona, España que se encontraban viviendo en Puebla como parte de un intercambio académico y al enterarse de que la caravana migrante llegaría a México, decidieron emprender un viaje para documentar este hecho histórico.

Aitor y Núria decidieron viajar a Ciudad de México, donde conocieron a Yuri de 19 años y embarazada de ocho meses, su hijo Santi y su pareja Mike quienes decidieron huir de Honduras e integrarse a la primera caravana migrante con un objetivo: que su bebé naciera en Estados Unidos .

“Nosotros estábamos estudiando en Puebla, teníamos dos meses viviendo ahí y empezamos a ver las noticias de la caravana que anunciaban que se acercaban los migrantes a México, entonces cuando la caravana llegó a Puebla la seguimos a Ciudad de México, donde conocimos a Yuri y Mike y decidimos que ellos serían los protagonistas del documental”, comentó Núria Clavero en entrevista para 44Lab.

La historia de Yuri, su valentía, su fuerza y determinación fueron las razones por las que Aitor y Núria decidieron seguirlos hasta donde llegaran:

“El primer día que estuvimos en Ciudad de México, fui con un hondureño, él tenía unos amigos que se reunieron en el albergue de la Ciudad Deportiva, me los presentó y luego nos hicieron un espacio en la carpa donde estaban ellos. Yuri me cuidaba la maleta con la cámara, estuvimos como 24 horas viendo todo lo que estaba pasando y nos dimos cuenta de que la historia que buscábamos la teníamos más cerca de lo que podíamos imaginar”, explicó Aitor.

Algunos medios de comunicación difundieron información falsa donde se criminaliza a la caravana migrante. Aitor y Núria estuvieron 40 días con ellos, de los cuales pasaron alrededor de 3 semanas en Tijuana, ambos describen el ambiente de la caravana como “alegre” y “familiar”:

“El ambiente de la caravana era muy familiar, había muchísimos cuidados entre las personas, todos estaban al pendiente de los demás, de si faltaba algo, incluso de nosotros, hubo momentos en los que no nos faltó un plato de comida o una botella de agua. Además los centroamericanos son personas muy alegres y era bastante fácil estar ahí”, comentó Aitor.

La relación entre la familia y los miembros del crew se dio de una manera sencilla y espontánea:

“Al principio los grabamos a ellos muy poco, después se acostumbraron a tener la cámara en frente y a actuar con naturalidad porque en ningún momento fue algo impuesto, fue algo que se fue dando de una forma natural y muy fluida. Nosotros nunca les dijimos que ellos serían los protagonistas del documental, al final se fueron dando cuenta porque cada vez estábamos más tiempo con ellos”, explicó Núria Clavero, productora del documental.

Núria y Aitor comentaron durante la entrevista que se les había alertado sobre el paso por los estados de Sinaloa, Sonora y Baja California pero su camino fue seguro:

“La policía iba detrás de los autobuses asegurándose de que no iba a pasar nada. En esa caravana sí se vio una estrategia migratoria bastante cercana y humana dentro de lo que nos podíamos imaginar, en ese sentido no tuvimos un momento de riesgo”, comentó Aitor.

El muro

Cuando la caravana llegó a Tijuana se enfrentaron con una situación complicada pues se encontraron con las fuerzas policiales mexicanas, quienes intentaron impedirles el paso:

“Un día, como a mediados de noviembre, cuando la caravana llevaba como una semana o diez días en Tijuana, se quedaron en un albergue que estaba justo delante de la frontera, la gente se empezó a hartar un poco y a pensar qué hacer. Una parte de la caravana organizó una marcha hacia el punto fronterizo, en la garita de San Ysidro, ahí intentaron impedirles el paso arrojando gas lacrimógeno, hubo bastantes heridos, hubieron niños que respiraron gas y nadie se esperaba esa reacción por parte del ejército”, comentó Aitor.

“Fue un día muy simbólico para la caravana, porque fue el día en que la gente perdió la esperanza en que la caravana pudiera cruzar, fue el día en que la caravana se empezó a disolver, se pasó de lo colectivo a lo individual. Algunos se regresaron a Honduras, otros se quedaron a trabajar en Tijuana y otros buscaron otras formas de cruzar a Estados Unidos”, explicó Núria.

El nacimiento de Maikel Baruch, el primer bebé de la caravana migrante…

Yuri se integró a la caravana migrante con ocho meses de embarazo. Finalmente,logró su objetivo y su hijo nació en Estados Unidos, sin embargo no fue nada sencillo:

“Yuri llegó a Tijuana la misma semana en la que sale de cuenta, entonces ellos tenían muy poco tiempo para lograr que su hijo naciera en Estados Unidos. Cuando lograron cruzar el muro, tenían planeado entregarse a las autoridades para conseguir asilo político pero no tenían tiempo para esperar su asilo en México, entonces cruzaron la valla escalando. Los llevaron a un centro de detención, los separaron y ahí Yuri tardó 12 horas en ponerse de parto”, explicó Núria.

“Al principio le costó trabajo que le hicieran caso, ya que los policías de allá no le creían que tenía nueve meses de embarazo, le decían que lo estaba inventando todo, hasta que la llevaron al hospital y allá tuvo a su hijo, rodeada de policías, sin su otro hijo y sin su novio. Después le dieron el alta en el hospital, estuvieron en el centro de detención dos días más y eventualmente los dejaron ir”, comentó Núria durante la entrevista.

¿Qué sigue?

Núria Clavero y Aitor Palacios son productores de “Éxodo” y ambos hicieron énfasis en la importancia de que el largometraje salga este año. En su documental plantearon retratar la migración, de dónde vienen los migrantes, cómo es el trayecto dentro de la caravana migrante y cómo es su nueva vida en Estados Unidos:

“Creemos que este documental tiene que salir cuanto antes y nos hemos propuesto que salga este año pero nos falta una parte muy importante: Queremos ir ocho meses más tarde a Nueva York, donde actualmente reside Yuri con su madre, quien migró cuando ella era muy pequeña. Queremos realizar una última semana de rodaje viendo cómo es la vida que están teniendo ahora”, comentó Nuria.

“Es muy importante que existan proyectos como este y animamos a las personas a apoyar cualquier proyecto de cine independiente”, concluyó Aitor.

Faltan dos horas para que se acabe la campaña de kickstarter, para obtener más información sobre el proyecto, acceder a:

Redacción: Andrea Gómez