Hamburgo, Alemania.

La Policía alemana efectuó hoy una serie de registros en apartamentos de militantes de ultraizquierda relacionados con los incidentes violentos que sacudieron Hamburgo durante la cumbre del Grupo de los Veinte principales países industrializados y emergentes (G20) el pasado julio.

Agentes registraron 23 apartamentos en ocho estados federados y confiscaron entre otros objetos 26 notebooks y ordenadores, 35 teléfonos móviles y varios dispositivos de almacenamiento de datos.

En el estado de Baden-Württemberg, en el suroeste del país, se incautaron además de una pistola de aire comprimido y de varias navajas, comunicó la Policía de Hamburgo.

El operativo tenía como fin arrojar luz sobre las estructuras de organización de actos violentos cometidos durante la cumbre celebrada el 7 y 8 de julio pasados, explicó el jefe del cuerpo policial de la ciudad, Ralf Martin Meyer.

Unas 22 personas, presuntos militantes del llamado “Bloque negro”, son sospechosas de haber formado parte de un grupo de manifestantes antisistema que atacó a policías con piedras y pirotecnia el 7 de julio.

Estos sospechosos están siendo investigados por cargos de perturbación del orden público agravada. En el operativo de hoy no se practicaron detenciones. Un total de 583 agentes participaron en los registros, que también incluyeron centros comunales izquierdistas.

Durante las manifestaciones contra el G20 se produjeron choques entre manifestantes y policías, especialmente en el primer día de las sesiones de los jefes de Estado y de Gobierno. Jóvenes violentos dejaron una estela de destrucción de coches y tiendas en el barrio Schanzenviertel, muy cerca del centro de convenciones.

Según precisó Meyer, se han abierto unos 3.000 expedientes en los que trabaja un equipo de 165 investigadores.

El 7 de julio, policías federales se enfrentaron con unos 200 manifestantes vestidos completamente de negro alegando que los habían atacado con piedras y botellas.

Los medios, sin embargo, reportaron en base a un video tomado durante el enfrentamiento que los activistas pertrechados con piedras y pirotecnia les habían arrojado algunas bengalas. Las imágenes muestran también a la Policía arremetiendo contra los activistas, varios de los cuales resultaron heridos. Posteriormente se alzaron voces que calificaron de demasiado dura la actuación policial.

Un total de 24 anticapitalistas fueron condenados por la violencia durante el G20, siete de ellos a penas de cárcel. Ocho personas siguen en prisión preventiva.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here