mina de oro en Baja California Sur
Fotografía: EFE
La Paz, Baja California Sur.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, canceló este domingo el proyecto de una cantera de oro en Baja California que había provocado la movilización de grupos ambientalistas.

“Ya llegó la hora de la definición y le digo al pueblo de Baja California Sur: no a la mina”, dijo López Obrador en un evento público en Cabo San Lucas.

El mandatario, que asumió el poder en diciembre pasado, ha sometido temas polémicos a consultas ciudadanas informales, pero dijo tajantemente que no someterá a ese proceso el proyecto de la explotación de oro a cielo abierto en la Sierra de La Laguna, uno de los principales acuíferos de La Paz y de Los Cabos, de Baja California Sur, y que además es una área protegida.

Tras una votación popular, el mandatario anuló la construcción de un nuevo aeropuerto internacional para la Ciudad de México que ya tenía un avance de al menos 30%, lo que derivó en el lanzamiento de una oferta de recompra de mil 800 millones de dólares en bonos emitidos para ese proyecto.

AMLO tachó esa terminal aérea, valuada en 13 mil millones de dólares, de “faraónica” y de estar “plagada de corrupción”.

Al explicar por qué la cantera de oro, que sería operada por una empresa privada mexicana, no será sometida al escudriño popular, explicó que su administración tendría la responsabilidad completa ya que el proyecto arrancaría durante su gobierno, a diferencia del aeropuerto, lanzado por su antecesor.

“Esto me tocaría a mí iniciarlo, y yo digo no. Y tengo la facultad”, dijo, desatando un largo aplauso.

“¿Por qué no? Porque tenemos que cuidar el paraíso, no destruir el paraíso, cuidar la naturaleza. Y si estoy hablando de que la gente vive del turismo, tenemos que cuidar el medio ambiente”, abundó.

El anuncio se hizo durante la ceremonia de inicio de un programa de mejoramiento urbano de 15 ciudades turísticas.

El sitio donde se proyectaba la cantera de oro, que liberaría arsénico, absorbe más agua de lluvia que la que cae en promedio en la zona sur de la Península de Baja California, de acuerdo con la organización Frente Ciudadano en Defensa del Agua y la Vida, que denunció la iniciativa minera.