Rogelio Corona, dueño de la cantina más tradicional de Guadalajara, baja al Sótano y nos cuenta cuáles políticos grillaron en la barra, qué programas y proyectos se decidieron al calor de las copas y cuáles de ellos se fueron sin pagar la cuenta.