Porque alguien debe rescatar a esta bella Ciudad Gótica tapatía, el tío Uranga se destapa en el sótano como el mismísimo Bruce Wayne que devolverá la paz a Guadalajara… a través de unos cursitos de expansión empresarial en la longeva pero bien conservada Cámara de Comercio.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here