El tío Ramírez Acuña visita el sótano y lo convierte en confesionario. Revela su no tan buena relación con Emilio González y reconoce que sí hay una responsabilidad de Felipe Calderón en la guerra que se desató y que ha teñido a México de rojo hasta nuestros días.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here