Llegó a jugar de local, pero salió con las manos frías. Esta semana, la tía Mara Robles baja al sótano a recibir una dosis semanal de escuantos y consuvenias, pero siempre con el ánimo de joder. Nos cuenta sobre su pasado en el Kremlin y en MC, sus opiniones del gobernador y cómo desde el Congreso y la UdeG se va a ir contra quien tope para darle su merecido a cualquier magistrado que incurra en un abuso al usar su cargo.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here