Era un presidente de los mejores. Sin embargo, testificó contra unos empresarios avorazados y éstos, al tratar de arrestarlo, casi rompen la tienda de campaña a la que amaba. Denunciado por una suma millonaria, recorre ahora los Sótanos del Joder a la caza de proscriptos. Es un cazador de recompensas, es un… RENEGADO.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here