Por: Marco J. Gallardo

05 de noviembre del 2020.- Tras la emergencia sanitaria por covid-19 los programas asistenciales han visto un crecimiento en sus padrones de beneficiarios, incorporando a aquellas personas que perdieron sus empleos y ahora se ven en la vulnerabilidad alimentaria.

Tal es el caso del sistema municipal en Unión de San Antonio, donde su titular, Enrique Rocha, explica que al día de hoy se reporta un aumento significativo en las personas que piden apoyo a través de los comedores asistenciales.

“Por lo de la pandemia hay muchas personas que se quedaron sin empleo y hay algunos adultos mayores que no estaban asistiendo a nuestros comedores por una cuestión o por otra. Teníamos a nuestros beneficiarios que generalmente oscilan entre los 80 y 90 e cada comedor, y más personas vulnerables que se atienden, pero debido a la pandemia pues se nos ha disparado el aumento en beneficiarios pues llegan a solicitar y pues no tenemos el corazón de decirles ‘no, pues no son deneficiarios pues no’, simplemente alargamos el presupuesto”.

Al respecto de cuánto ha aumentado dicho padrón, el titular detalla:

“Yo creo que se nos aumentó un 30% ó 40% de nuestros beneficiarios, o sea entre cada comedor atendemos 80 – 90 personas ahora estamos atendiendo 100, 150, 120 dependendiendo”.

Según precisó Enrique Rocha, ante esta situación su dependencia no puede hacer mucho más que tratar de “estirar el recurso” y pedir apoyo al propio presidente municipal, a fin de cumplir con su objetivo.

“Simplemente alargamos el presupuesto, conseguimos con presidencia que también nos estén aportando para alcanzar a estirar un poquito el recurso y seguirles dando el servicios a los demás beneficiarios que llegan y que quieren del apoyo alimentario. Ahora estamos ampliando nuestra cobertura a esas personas que se quedaron totalmente vulnerables en la cuestión de alimentos”.

Enrique Rocha señaló que los comedores comunitarios son los que reportan más irregularidad entre sus beneficiarios, debido a que sus asistentes varían, ya que algunos ya han conseguido trabajo, mientras que otros recién lo pierden integrándose al padrón.

Dicha situación ha obligado al sistema municipal a gestionar apoyos, como el firmado con la empresa Bachoco, la cual dona 100 kilos de pollo fresco mensualmente.

En lo que refiere al recurso extra que el Gobierno de Unión de San Antonio les otorga, el titular remarcó que varía de acuerdo a las finanzas municipales.

“Generalmente, dependiendo los meses porque hay meses que tienen un poquito más vías y otros meses menos, el recurso que nos están mandando llega a oscilar entre 15 mil, 16 mil, 10 mil, 9 mil, dependendiendo el recurso que alcancemos a liberar para comedores es lo que estamos invirtiendo al mes”.

Enrique Rocha finalizó recordando que su dependencia no puede simplemente olvidar a quienes asisten a los comedores, negándoles el servicio, razón por la cual declaró que seguirán apoyando hasta donde sus recursos les alcancen.