Los trastornos del aprendizaje consisten en la falta de aptitud para adquirir, retener o usar ampliamente habilidades específicas o información, como consecuencia de deficiencias en la atención, la memoria o el razonamiento, y afectan a la actividad escolar.

Existen tres tipos frecuentes de trastornos del aprendizaje: el de lectura, el de la expresión escrita y los relacionados con las matemáticas

Es importante señalar que los trastornos del aprendizaje son alteraciones del neurodesarrollo y estos son distintos de la discapacidad intelectual.

Los trastornos del aprendizaje afectan solo ciertas funciones, mientras que en un niño con discapacidad intelectual las dificultades afectan ampliamente las funciones cognitivas.