Hoy en De Hecho y de Derecho, abordaremos el tema del “Derecho a un medio ambiente sano: ¿es el proyecto IEnova, en Poncitlán, Jalisco, una violación a este derecho fundamental?” Nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos reconoce en su artículo 4o., párrafo quinto, el derecho humano al medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar, disposición jurídica que a la letra señala lo siguiente: Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. El Estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque en términos de lo dispuesto por la ley.

Habitantes de la comunidad de Casa Blanca, en Poncitlán, aseguran que de instalarse esta empresa de terminal y distribución de combustible, en este poblado, se pondrían en riesgo 6 mil 300 personas de los poblados de San Miguel Zapotitlán, Tecualtitán y San Jacinto. El propio estudio de riesgos del proyecto contempla un radio de peligro de mil 500 metros más 500 de amortiguamiento; sin embargo, las casas más lejanas están a 700 metros. Uno de los impactos ambientales que temen es el aumento en la contaminación del río Santiago, ya que éste se encuentra a 200 metros del terreno dónde IEnova pretende construir la planta, la cual se extendería por más de 40 hectáreas.