En este programa se habla de un síndrome demencial poco común llamado síndrome de Cotard, donde la persona se siente inmortal, que no tiene órganos, mente, alma o incluso que no existe.