Fotografía: Gladiola Madera / Archivo
Guadalajara, Jalisco.

Desde julio del 2018, el gobierno municipal de Zapotlán el Grande dejó de pagar el dinero destinado a las pensiones de los trabajadores y ahora el adeudo alcanza los 56 millones de pesos, que nadie sabe en qué se usaron. Ya se presentó la primera denuncia ante el posible desfalco.

Es a la Auditoría Superior del Estado de Jalisco, a la que se presentó la primera querella solicitando su intervención a través de una auditoría que confirme el desvío de recursos y la presentó regidor con licencia y candidato del Partido del Trabajo a la presidencia de Zapotlán el Grande, Alejandro Barragán Sánchez.

Cada fondo de pensiones de un gobierno municipal se compone con los recursos aportados por los trabajadores -que descuenta en nómina la administración- y por supuesto el dinero que aporta la autoridad.

A varios trabajadores ya les habrían notificado que no han cotizado en los últimos tres años, lo que limita y hasta anula la posibilidad de adquisición de créditos en efectivo o hipotecarios, pero además pone en riesgo las jubilaciones de todos ellos.

Esta práctica sucedió durante la administración del presidente municipal José de Jesús Guerrero Zúñiga y ha continuado durante el interinato de María Luis Juan Morales.

La denuncia habla de que se dejaron de pagar 56 millones de pesos -31 millones correspondientes a las retenciones que cada quincena realiza el gobierno municipal a sus trabajadores- desde julio del 2018, prácticamente antes de que iniciara la actual administración, y ya nunca más se pusieron al día.

Ni regidores y mucho menos trabajadores de Zapotlán el Grande, fueron notificados de tales sucesos.

La Auditoría Superior del Estado ya dio curso al escrito de denuncia.

Víctor Chávez Ogazón