Fotografía: Gobierno de Jalisco
Guadalajara, Jalisco.

Vivir a los alrededores del vertedero de Matatlán se ha convertido en un calvario para las personas que se asentaron en fraccionamientos como:

  • Urbi Quinta.
  • La Valenciana.
  • Viñedos.
  • Misión Acueducto y demás.

Pese a que desde hacer varios meses el basurero debería de funcionar como una planta de transferencia, no manteniendo las montañas de basura por largos periodos, la realidad es otra.

Enrique Cruz es residente del fraccionamiento Misión Acueducto y recuerda que hace dos años la basura de Matatlán no era visible en el periférico nuevo. Que hoy en día la basura no solo se acumula con mayor frecuencia, también los obliga a vivir encerrados en sus hogares por el insoportable olor.

Además, denuncia que pese a tener las montañas de desecho por detrás de su fraccionamiento el servicio de recolección es intermitente, ya que este puede tardar una semana en recoger su basura.

“El olor por las mañanas y las noches es cuando llega más el “tufo” y también la recolección de todo esto, nuestra recolección de basura no llega tampoco el camión, ósea si ahí tenemos en corto el basurero porque no llega el camión, por qué no es constante” denunció Enrique Cruz habitante del fraccionamiento Misión Acueducto, Tonalá.

Vecinos de Misión Acueducto señalan que las góndolas que retiran la basura de Matatlán son poco vistas, aunque por el lado de Urbi camiones recolectores si ingresan con bastante frecuencia. Ante ello, piden a las autoridades Tonaltecas presionar a la empresa Caabsa para que cumpla con los establecido y dejé de afectar a los miles de ciudadanos que habitan por esta zona.

Fotografía: Pablo Toledo
Pablo Toledo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here