Fotografía: Henry Saldaña
Guadalajara, Jalisco.

Son 15 años de lucha los que han vivido vecinos de los límites de Tlaquepaque y Tlajomulco, quienes afirman que por esa condición la autoridad simplemente los ha ignorado.

Ellos piden que se concluya la pavimentación del Camino Real Agua Amarilla, y el problema es que, debido a estar en el límite territorial, ninguno de los dos ayuntamientos se quiere hacer cargo de los trabajos.

Los habitantes de los fraccionamientos Altus Bosques, Toluquilla, Real de Tulipanes y Paseos del Prado se manifestaron para exigir a los municipios que concluyan la urbanización de la vía, debido que es una ruta alterna que utilizan los automovilistas para el transitar de 8 de Julio a Adolf Horn.

Adriana Quiroga, vecina de la zona, afirma que se han enviado trámites y solicitudes a ambos municipios, pero no hay respuestas concretas de las autoridades.

Los vecinos señalaron que tanto el ayuntamiento a cargo de Salvador Zamora, en Tlajomulco, como el de Citlalli Amaya, en Tlaquepaque, toman como excusa que, al ser un área limítrofe entre ambos municipios, cada uno señala que le compete al otro. Lo que temen es que, ante esa omisión, el sito se convierta en basurero o depósito de cadáveres.

Henry Saldaña

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here