Fotografía: Twitter @EnriqueAlfaroR
Guadalajara, Jalisco. 

El gobernador Enrique Alfaro ha provocado una nueva controversia por el uso propagandístico que ha dado a su visita al Papa Francisco, máximo líder espiritual de la iglesia católica, confesión dominante en Jalisco. Se trata de una audiencia de 25 minutos que el mandatario publicitó en su cuenta de Twitter @EnriqueAlfaroR el pasado 25 de septiembre, donde expresa su emoción por la recepción: “es un honor que nunca olvidaré, así como sus palabras y la bendición para Jalisco que nos envió con todo su corazón, esperanza y fe. No hay palabras para describir una de las mejores experiencias de vida”.

Además, el líder católico mandó una bendición a los habitantes de Jalisco a través del mandatario, que pertenece a un estado no confesional, laico, y por ende, podría poner en entredicho la legalidad de ese acto.

El artículo 40 de la Constitución Política del país, señala:

Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, laica y federal, compuesta por Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, y por la Ciudad de México, unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental”.

En cuanto al artículo 25 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, señala que las autoridades del estado mexicano, en sus tres niveles de gobierno:

No podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público, ni a actividad que tenga motivos o propósitos similares. En los casos de prácticas diplomáticas, se limitarán al cumplimiento de la misión que tengan encomendada, en los términos de las disposiciones aplicables”.

El gobernador jalisciense no fue recibido en audiencia oficial. Pero entregó un donativo a una fundación católica sin informar el origen de ese dinero, pero a título de gobernador de Jalisco.

En la agenda pública, oficial, de audiencias del pontífice, ese día (23 de septiembre), el papa solo recibió en visita oficial Ad Limina Apostolorum a los obispos de Brasil. Las visitas oficiales se realizan en el palacio apostólico. Las privadas, en Casa Santa Martha, donde fue recibido Alfaro Ramírez.

Un segundo elemento que hace relevante esta visita, es el reciente desencuentro del gobernador con el cardenal católico en Guadalajara, el arzobispo José Francisco Robles Ortega, quien denunció los retenes que el crimen organizado ha instalado en diversas regiones de Jalisco, lo que Alfaro Ramírez negó.

Agustin del Castillo

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here