Fotografía: EFE/Iván Villanueva.
Morelia, Michoacán.

Pese a una mayor presencia de la Guardia Nacional en la región, la violencia derivada del narcotráfico continúa sin freno en Michoacán con la ejecución en el últimos mes de 35 personas en zonas indígenas, el ataque con una mina terrestre al Ejército y el asesinato a balazos de un periodista.

En el estado, una decena de cárteles de la droga buscan ejercer su control y producto de sus enfrentamiento se reportó el asesinato de al menos 215 personas en los primeros 37 días de 2022.

Además, la Fiscalía General de la República (FGR) investiga el uso y explosión, por primera vez en la historia del país, de una mina terrestre contra el Ejército mexicano, en la llamada Tierra Caliente de Michoacán.

Una zona que integran una decena de municipios que desde la década de 1980 han servido a narcotraficantes para la producción de drogas como marihuana, metanfetamina, heroína, fentanilo y, recientemente, cocaína.

La mina, de uso bélico, estalló en un camino de terracería que conecta los municipios de Apatzingán y Tepalcatepec, dejando seis soldados heridos y graves daños en un vehículo militar blindado, tipo “sandcat” y de manufactura mexicana.

Violencia contra indígenas

Un recuento de Efe, que incluye cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y de la Fiscalía General del Estado (FGE), revela que en enero de 2022 fueron perpetrados un total de 210 homicidios violentos, la mayoría con indicios de estar relacionados con la lucha entre narcotraficantes, mientras que en los primeros seis días de febrero ya se acumulan 5 crímenes más.

Los asesinatos se registraron en las diversas regiones del estado, integrado por 113 municipios, y destacan los homicidios de 35 hombres y mujeres registrados en los últimos 98 días en las zonas indígenas purépechas de Tarecuato y Tacátzcuaro, en los municipios de Tangamandapio y Tingüindín, respectivamente.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here