vertedero de Picachos
Fotografía: Ignacio Pérez Vega / Archivo
Guadalajara, Jalisco.

El basurero de Picachos es la nueva opción para recibir las mil toneladas y media de residuos que genera por sí solo el municipio de Guadalajara a diario. Sin embargo, también tiene los días contados.

El mismo estudio que sentencia el cierre de Laureles para este 30 de septiembre, le da de vida al vertedero de Picachos hasta el mes de noviembre de 2021.

Y como el que se encuentra en los límites de Tonalá y El Salto, también éste comenzó su construcción en 1999, pero inició operaciones hasta el 13 de mayo de 2001 y su vida útil está predestinada al mes de noviembre próximo.

Se encuentra sobre 70 hectáreas, de las cuales cinco fueron para la celda uno que, en 2003, llegó a su capacidad total.

Fue sobreviviendo año con año, aumentando sus celdas y presentando en cada caso crisis ambientales, pero el derrame ha sido la constante al menos hasta hace seis años.

Calculan que, en los últimos 12 años, se dispusieron más de 4.8 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos y, para darle más años de vida, necesitaría una sexta celda, con una inversión de 150 millones de pesos más.

Víctor Chávez Ogazón

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here