verificar su auto
Fotografía: Andrea Gutiérrez Vargas
Guadalajara, Jalisco.

Con una Norma Oficial Mexicana que hace obligatoria la verificación vehicular para Jalisco desde 2017, y debido a la contaminación ambiental de la Zona Metropolitana de Guadalajara, que registra dos de cada tres días con mala calidad del aire, el Gobierno estatal encontró el pretexto perfecto para implementar un jugoso esquema de recaudación.

Bautizado como “Verificación Responsable”, el proyecto incluye la implementación de hasta 280 líneas de revisión para atender a un parque vehicular cercano a las cuatro millones de unidades.

La Secretaría de Medio Ambiente administra el programa por medio de la Agencia Integral de Regulación de Emisiones (AIRE) y la firma estadounidense WEP, Worldwide Enviromental Products, Inc, ganó la licitación para otorgar la tecnología y los equipos con que se desarrollará la operación del servicio.

Pero en 2021, el primer año de su puesta en marcha, apenas 110 mil autos fueron llevados a verificar y 20 mil de ellos no pasaron la revisión. La cifra equivale a la mitad de las estimaciones que el Gobierno estatal tenía para la primera etapa de operación.

La apatía y desconfianza de los automovilistas tiene que ver con que los ciudadanos ven el proyecto como un negocio y no como una política ambiental, denuncia Jaime Aldrete, presidente de Talleres Acreditados de Jalisco.

De acuerdo con el contrato firmado por el Gobierno de Jalisco y la empresa norteamericana, cada auto que pase por el centro de verificación le representa una ganancia de 99.76 pesos a esta última. Y el costo de la “verificación responsable” para los propietarios de un auto es de 500 pesos por unidad, aunque éste sube a 550 si es extemporánea.

El problema radica, hasta ahora, en la poca infraestructura con que se cuenta para atender el programa.

La Secretaría del Medio Ambiente de Jalisco, con datos de 2019, estima que se requieren al menos 280 líneas de verificación para atender las unidades registradas en el Estado. Pero hasta ahora funcionan siete centros, seis en la Zona Metropolitana de Guadalajara, con 29 líneas en operación; es decir, apenas 10% de las que se necesitan.

Según cifras oficiales, esta infraestructura puede atender diariamente a mil 595 vehículos así que con esta capacidad instalada se llevarían siete años para atender a los cuatro millones de autos que hay en Jalisco, y eso suponiendo que operaran los 365 días del año y que se detuviera la incorporación de nuevas unidades, que en los últimos años ha crecido a un ritmo de 200 diarias.

Para el presidente de la Asociación de Talleres para Emisiones y Reparaciones Vehiculares, Abraham Gobel, no se han abierto más centros de verificación por el alto costo de la inversión, que va de los 11 a los 30 millones de pesos.

Aunque se hizo un calendario de acuerdo con la terminación de las placas, será hasta el mes de julio cuando comiencen a aplicarse las multas de hasta mil 700 pesos para quienes no cumplan con un trámite que en estados como Nuevo León, Colima, Nayarit y Yucatán, es un servicio gratuito.

Además, la implementación del programa marcha con retraso. Están en construcción 64 líneas de verificación más y a fines de febrero saldrá una convocatoria para otras 20.

Esto quiere decir que, en 2022, podrían estar listas 113 líneas, de tal forma que faltarían 167 más para poder atender al parque vehicular de Jalisco. En consecuencia, las largas filas para acudir a verificar seguirán repitiéndose en la ciudad, al menos durante este año.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here