Fotografía: EFE/José Méndez.
Ciudad de México, México.

México suma ya dos semanas con récords de contagios de coronavirus por la variante ómicron y el sector salud comienza a resentir el alza de casos, mientras las autoridades minimizan la pandemia e impulsan la vacunación universal.

“La gente ahora anda sin cubrebocas, ya andan en fiestas. Todo el Peñón (un barrio ubicado en el oriente de la Ciudad de México) fue una cosa muy fea. El día 6 de enero, Día de Reyes, (había) un gentío, todos sin cubrebocas y el Gobierno no hace nada”, dijo Remedios Montes Hernández.

La mujer, que este martes acudió a aplicarse la dosis de refuerzo contra la COVID-19, reconoció que actualmente la situación no parece tan complicada como hace un año.

“Cuando estuvieron todos los muertos, salían hasta tres o cuatro al día y los enterraban en un rato (en su barrio)”, afirmó.

Las declaraciones de Montes Hernández coinciden en gran parte con lo que las autoridades de salud han señalado.

Este martes, el subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud de México, Hugo López-Gatell, afirmó que “los casos son 10 veces mayor que las hospitalizaciones y defunciones, es muy sustancial la diferencia entre los casos que crecen rápidamente y las hospitalizaciones y muertes”.

No obstante, el sistema de salud empieza a verse amenazado por el alza en la ocupación hospitalaria y el aumento de contagios, que hasta ahora suman 4.3 millones de casos y han provocado 301 mil 469 muertes, con lo que México es el quinto país en el mundo con más decesos por esta causa. 

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here