Mediterráneo
Fotografía: EFE/Natxo Francés
Atenas, Grecia. 

El Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas (UNEP) advirtió este viernes con motivo del Día Internacional de la Diversidad Biológica sobre la destrucción del ecosistema y el impacto del cambio climático en el mar Mediterráneo.

Según dos informes realizados por la UNEP, la pérdida de biodiversidad, el impacto creciente de la crisis climática sobre el medioambiente y la presión que los sectores económicos ponen sobre los ecosistemas van camino de provocar cambios “irreversibles” en el Mediterráneo, el cual sufre un calentamiento un 20 % más rápido que el promedio mundial.

Un ejemplo del declive de la biodiversidad en este mar es el caso de la posidonia oceánica, una especie de vegetación marina endémica que cubre el lecho marino de praderas, que se calcula que habrá perdido el 70 % de su hábitat para 2050 e incluso puede extinguirse totalmente antes del 2100.

Aparejos de pesca destructivos, especies invasoras, la contaminación y el cambio climático amenazan los ecosistemas esenciales para el desarrollo de la naturaleza autóctona, en un mar en el que solo el 0.04 % de su superficie constituye una zona de exclusión de pesca.

Según la UNEP, ambos informes confirman la urgencia de un renacimiento verde posterior a la covid en el Mediterráneo, que aborde las causas fundamentales de una crisis con tres pilares: contaminación, pérdida de biodiversidad y cambio climático.

Para encarar esta triple crisis la organización recuerda que los países circundantes del Mediterráneo firmaron el Convenio de Barcelona para favorecer el desarrollo sostenible y proteger el medioambiente de la región.

Uno de los principales programas salidos de este convenio y centrado en conservar la diversidad biológica será examinado a finales de este año en Antalya (Turquía), con la intención de planificar acciones urgentes para mejorar la salud del ecosistema.