violencia policial en Colombia
Fotografía: Joaquín Sarmiento / AFP
Bruselas, Bélgica.

Los episodios de brutalidad policial que se registraron en Colombia luego de la muerte de Javier Ordóñez deben ser objeto de una investigación “profunda y rápida”, defendió el viernes el vocero de la Comisión Europea, Peter Stano.

“Todo uso excesivo de la violencia por parte de quienes son responsables de proteger a los ciudadanos debe ser profunda y rápidamente investigado”, apuntó Stano en un escueto comunicado.

También mencionó la adopción de “medidas institucionales” para evitar la repetición de los hechos “en línea con la Constitución de Colombia y los estándares internacionales”.

“Apoyamos los llamados a todas las partes a mantener la paz y la calma, y construir confianza para evitar una escalada”, expresó.

Stano apuntó queel derecho a la protesta pacífica es esencial a toda democracia y comienza con un rechazo inequívoco de cualquier acto de vandalismo y violencia que se proponga generar miedo y desorden”.

Las protestas se iniciaron el miércoles al conocerse un video que muestra como Ordóñez, de 43 años, era sometido a descargas eléctricas por agentes de policía. El hombre falleció tras ser llevado a un puesto policial.

Este caso desató agrias manifestaciones contra la policía que- según la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, opositora al gobierno- recurrió al “uso indiscriminado” de la fuerza y armas de fuego durante las protestas.

Durante las manifestaciones murieron 11 personas, en su mayoría jóvenes entre 17 y 27 años que fueron baleados. También hay cientos de heridos entre civiles (209) y uniformados (188).

Este viernes, el ministro de Defensa, Caros Holmes Trujillo, pidió perdón públicamente por lo ocurrido. “La policía nacional pide perdón por cualquier violación a la ley o desconocimiento de los reglamentos en que haya incurrido cualquiera de los miembros de la institución”, dijo.