Fotografía: UdeG
Guadalajara, Jalisco.

Para abatir el rezago en infraestructura educativa que tiene la Universidad de Guadalajara (UdeG) desde 2015 por la disminución de esa partida, se requiere que el próximo año reciba 12 % más de presupuesto federal y estatal, aseveró el Rector General, Ricardo Villanueva Lomelí.

Adelantó que buscará poner con claridad todos los pendientes de esta institución a los diputados locales y al gobernador para que se consideren en el Presupuesto de Egresos de 2023

“Los años que yo he sido rector, no he recibido un sólo peso extraordinario. Yo creo que con el rezago que tenemos, les voy a decir un número, pero rondará por lo menos en 12 por ciento de crecimiento para llegar al cero, o sea, es que cada año, nada más el año pasado nos dieron 3.4 y la inflación fue siete, punto y cacho. Sacaremos, cuantificaremos cuál es el rezago que tenemos de la inflación”.

Aseguró que el faltante de presupuesto entre el gobierno federal y estatal rebasa los mil millones de pesos, y parte de lo que se pedirá en la construcción del próximo presupuesto será dividir el gasto de infraestructura con el de operación, porque en este último rubro ya hay rezagos.

Un ejemplo es el del Centro Universitario de Tlajomulco (CuTlajomulco) y en el Sistema de Educación Media Superior (SEMS), donde a raíz de la aceptación del 100 % de la matrícula, no se le ha dado recurso extra a la institución.

Villanueva Lomelí consideró que una de las prioridades tendría que ser el presupuesto para el Centro Universitario de Tlaquepaque (CuTlaquepaque), pues el gobernador lo anunció en el informe de su presidenta municipal, Citllali Amaya y el conflicto no debe paralizar el crecimiento de la Universidad.

Este lunes, la institución le entregó a la alcaldesa el Plan Maestro que elaboró a fin de que gestione un recurso inicial de 40 millones de pesos con el gobierno estatal, y el presupuesto multianual requerido para este centro, ascendería a 150 millones de pesos.

Héctor García Curiel, coordinador General de Patrimonio de la UdeG, detalló que ese plan contempla en el terreno de 55 hectáreas, un centro universitario sustentable, pues preserva el medio ambiente, las condiciones naturales y sociales del entorno.

Además respetará derechos humanos al considerar que hay presencia de migrantes en la zona, y más que un plantel, se busca tener un parque natural que se pueda transitar libremente para fomentar la integración social. Según García Curiel, el proyecto permite resolver varias de las problemáticas ocasionadas por el crecimiento de la mancha urbana.

“Generaron problemas medioambientales severos en la zona, inundaciones. Hoy hay problemas de inundaciones, hay problemas de contaminación, y todos estos se están atacando desde el proyecto, primero con la condición de no alterar ninguno de los escurrimientos que existen hoy en el polígono de este centro universitarios, si se fijan las imágenes que tenemos son imágenes de proyecto meta, en donde, los pasillos, los andadores tendrán la posibilidad de que haya una permeabilidad abajo del suelo para nunca ser obstáculo u obstrucción de los escurrimientos naturales”.

El proyecto fue elaborado por expertos de la UdeG, y de acuerdo con Héctor Curiel, ya fue socializado con los vecinos y no hay impedimento jurídico para iniciar con las obras.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here