diputados deciden no ratificar
Fotografía: Congreso de Jalisco
Guadalajara, Jalisco.

Decepcionadas y usadas. Así se sienten las asociaciones civiles que apoyan a pacientes que esperan un trasplante luego de haber trabajado, hacer mesas de diálogo, foros y reuniones con expertos para contar con una Ley estatal de Trasplantes, misma que fue frenada por segunda ocasión por los diputados locales, los mismos que cuando eran candidatos prometieron impulsarla, lamenta la presidenta de la Asociación Civil Donación de Milagros, Mily Naveja:

“Más que molestos estamos muy tristes, estamos muy desilusionados porque recibimos firmas en campañas de todos los que están ahí ahorita ocupando un lugar, a excepción de Morena, ellos no firmaron el compromiso renal que, porque ‘no los dejaban’, pero todos los demás dijeron que estaban con nosotros y ahora que ya no les servimos pues ya, ya no somos el marketing perfecto para que se luzcan como se han estado luciendo los últimos días”.

El gobernador Enrique Alfaro firmó un compromiso para apadrinar trasplantes y prometió que habría un trabajo legislativo para impulsar la nueva ley. Sin embargo, hoy le metieron freno y cada día que pasa se pierden innumerables oportunidades de salvar vidas:

“El que tú obstaculices la donación de órganos se traduce a vidas que se perdieron con la esperanza de que llegara un órgano, en su mayoría un riñón”.

La presidenta de Donación de Milagros recuerda que existen más de ocho mil personas en espera de un riñón, y dos de cada 10 de ellas son niños, y conforme pasa el tiempo los pequeños cada vez ven más alejada la posibilidad de ser trasplantados, ya que el deterioro de su cuerpo es tal por las diálisis y hemodiálisis que, al pasar más de tres años en esa condición, muchas veces su cuerpo ya no es candidato al trasplante.

“Si los niños, quiero ser bien puntual, Rocío, si los niños no se trasplantan en los primeros tres años de insuficiencia renal, no van a poder llegar al trasplante. Porque lo que sigue es insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria, insuficiencia ósea, o sea, la complicación, son cuerpos tan pequeños y que son sometidos a tratamientos tan fuertes como la diálisis y hemodiálisis que cuando llega el trasplante ya no sirve”.

Rocío López Fonseca