Tres décadas, 35 mil millones de pesos gastados… y ni un proyecto de agua de alto calado para Guadalajara

En los últimos 30 años, Jalisco no ha sumado un solo proyecto que garantice el abastecimiento de agua para el Área Metropolitana de Guadalajara

0
9
Guadalajara, Jalisco.

En los últimos 30 años, Jalisco no ha sumado un solo proyecto que garantice el abastecimiento de agua para el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG). Y eso que, a lo largo de las últimas tres décadas, se han destinado casi 35 mil millones de pesos en proyectos deliberadamente fallidos e inconclusos, para acceder a fuentes alternas al Lago de Chapala, el cual desde hace más de 50 años ha sido la principal fuente de abasto para la ciudad.

Estos son los proyectos que nacieron en papel, pero en la práctica no han visto la luz:

– Presa La Zurda –

A finales de los 80s se impulsó el sistema La Zurda-Calderón-El Salto. Se trataba de un sistema de tres presas y dos acueductos que conectarían los embalses para suministrar de agua a Guadalajara; desde entonces se proyectaba inundar a los poblados de Temacapulín y San Gaspar de los Reyes. En 1992 se concretó la construcción de la Presa Elías González Chávez, conocida comúnmente como ‘Calderón’, y para el año siguiente se terminó de construir la Presa El Salto, pero nunca se terminó por conectar una presa con la otra.

– Crédito Japonés –

En 1998 se planteó que el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) contratara un crédito por más de 150 millones de dólares con el consorcio japonés Overseas Economic and Cooperation Fund, para incrementar y mejorar la infraestructura hídrica. El Congreso de Jalisco rechazó la contratación.

– Presa de Arcediano –

Durante la administración de Francisco Ramírez Acuña, entre 2001 y 2006, se planteó este proyecto que pretendía aprovechar el agua del fondo de la Barranca de Huentitán, con una cortina de 65 metros de altura. Esta inundaría 52 poblados y provocaría el desplazamiento de alrededor de 10 mil personas, pero tras casi mil millones de pesos invertidos, el proyecto fue descartado.

– Presa El Zapotillo y derivadora El Purgatorio –

En 2005, el Gobierno federal y los gobiernos estatales de Jalisco y Guanajuato firmaron un convenio para construir la Presa El Zapotillo en el municipio de Cañadas de Obregón y así aprovechar el agua del Río Verde con una cortina de hasta 105 metros que inundaría los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

En 2014, los ciudadanos lograron detener provisionalmente el proyecto. En agosto de 2021, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dejó la decisión del proyecto en manos de los pobladores, quienes ahora realizan peritajes independientes para determinar las condiciones de operación que garanticen no inundarlos y una máxima seguridad para los tres poblados.

Por otro lado, la presa derivadora El Purgatorio inició su construcción en 2013 y serviría para bombear el agua del Río Verde a Guadalajara. En 2003, el Congreso Local autorizó una deuda de mil 920 millones de pesos, mismos que terminarán por pagarse hasta el 2040. Actualmente se encuentra detenida. La Comisión Nacional del Agua (Conagua) aún no detalla qué pasará con este proyecto.

– ‘Todos con Agua’ –

En 2008, el programa Todos con Agua consistía en un crédito de mil 200 millones de pesos otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo para beneficiar a 300 mil personas en 205 colonias, sin embargo, esto nunca fue realidad. El ex directo del SIAPA, Rodolfo Ocampo fue detenido por los delitos de peculado y desvío de recursos en el 2013.

– Segundo acueducto Chapala –

En 2011 se propuso un segundo acueducto en el Lago de Chapala, pero luego de que los habitantes de ese municipio se opusieran, el proyecto quedó descartado.

En los últimos 10 años, Jalisco ha presentado un aumento significativo en su población.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2020 Jalisco era la tercera urbe más poblada, con más de 8.3 millones de habitantes.

Ese aumento no es proporcional al agua potable que se entrega a los ciudadanos, ya que persiste un déficit de miles de litros de agua por segundo para poder dotar a la Entidad del agua que sus ciudadanos requieren.

Eso, aunado a una mala distribución para el acceso adecuado al líquido y la sobreexplotación de 12 de sus 59 mantos acuíferos, de acuerdo con la Conagua lo ubican como el tercer Estado con mayor sobreexplotación acuífera.

Así han transcurrido las últimas tres décadas en Guadalajara: con muchos proyectos que nacen en papel, pero que por vaivenes e indecisiones políticas no se han concretado en una ciudad que, día con día, acumula más necesidades de abasto para sus habitantes.

María Fernanda Lattuada Serment

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here