Fotografía: Isaura López Villalobos.
Guadalajara, Jalisco.

Al retornar algunas actividades religiosas a casi dos años de que éstas fueron suspendidas por la pandemia de COVID-19, feligreses católicos muestran su beneplácito.

A la parroquia De la Visitación, ubicada en la Colonia Tabachines, decenas de personas llegan cada minuto a recibir el símbolo de inicio de la Cuaresma.

Para algunas de ellas, la imposición de la ceniza es transmitir a las nuevas generaciones la fe y las celebraciones litúrgicas que se realizan durante 40 días.

La Parroquia De la Visitación siguió el tradicional ritual del miércoles de ceniza en tiempos de pandemia. Las personas hicieron una sola fila, no se guardó la sana distancia ni se untó gel antibacterial, pero sí la mayoría traía el cubrebocas para que el diácono colocará la ceniza en la frente de niñas, niños, adolescentes, jóvenes y adultos mayores.

Isaura López Villalobos

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here