Imagen: ArchDaily
Guadalajara, Jalisco.

Con una misa que se celebrará este viernes, la Capilla 22 de abril reabrirá sus puertas para volver a ser el espacio donde las víctimas de las explosiones de ese día hace 30 años, pueden llorar a sus deudos o recordar la tragedia que les tocó vivir a quienes sobrevivieron.

La misma se ubica sobre la calle Gante y Gabino Barrera en la colonia Las Conchas de Guadalajara, la zona donde ocurrieron las explosiones. Sonia Solorzano, una de las sobrevivientes del 22 de abril, recordó que permaneció cerrada por disputas jurídicas de la propiedad donde se construyó.

“Es una capilla histórica, digámoslo así, donde realmente nos reunimos las personas que perdieron algún familiar o sufrimos la tragedia. Esta capilla desgraciadamente por confusiones, malos entendidos duró dos años cerrada. Era el ayuntamiento, arzobispado de Guadalajara y un grupo de terceros que peleaban la propiedad. Era una confusión que nosotros no teníamos nada que ver ahí. Lo único que pedíamos es que se abriera la capilla porque era nuestro único punto de reunión”.

Después de un largo diálogo entre las víctimas y el arzobispado, este año les dieron la noticia que podían reabrirla. La misma se construyó en 2004 y es un lugar especial porque tiene un mensaje para todos ellos.

“Esa capilla es a voluntad del ayuntamiento de ese entonces que aportó y vecinos de la zona que aportaron a la construcción. La construcción tiene un mensaje muy simbólico y muy importante que el techo no es un techo plano. El techo tiene la línea de la trayectoria de las explosiones del 22 de abril, es decir, que tú vas a ver un techo en picos y al reflejarse el rayo de sol, tú ves en los muros las líneas que siguieron las explosiones. Tiene un mensaje”.

La misa está programada a las 10 de la mañana y es por los lesionados, afectados, sus deudos, pero también abierta al público en general para que los acompañe.

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here