Jalisco pierde liderazgo deportivo
Fotografía: CODE Jalisco
Guadalajara, Jalisco.

Jalisco ha perdido la hegemonía de 20 años consecutivos dentro del deporte nacional, pues en la nueva versión denominada Juegos Nacionales CONADE, Nuevo León se perfila para ser el nuevo líder en el país, aspecto que sin duda refleja que la nueva administración del Code Jalisco, comandada por Fernando Ortega Ramos, ha perdido el rumbo.

El director de Deporte Competitivo y compadre del director general, Carlo González Cisneros, en actitud por demás triunfalista, dejaba de manifiesto por distintos medios el supuesto dominio de Jalisco en esta nueva versión nacional.

Cuando solo faltan por competir dos disciplinas deportivas; el baloncesto y el ajedrez, el panorama se encuentras más que complicado para refrendar por parte de Jalisco el liderazgo deportivo que mostró por dos décadas.

Lo anterior debido a que el básquetbol oferta cuatro medallas de oro, mientras que el deporte ciencia solo cinco, por lo que si Jalisco llegase a ganar las nueva preseas doradas que están en disputa, ni así podría alcanzar el lugar de honor, pues llegaría a un total de 298 medallas de primer lugar contra 307 que ya suma Nuevo León.

El medallero y conteo que se expone es presentado por parte de las autoridades del Instituto del Deporte de Nuevo León, ya que la CONADE fue puntual al señalar que en esta versión no se tendría a un campeón absoluto, pues el fin principal es el de foguear a los atletas del país, razón por lo cual en su página oficial no se expone un medallero como tal, pero no deja de llamar la atención que el CODE Jalisco no reporta el número de medallas ni su desglose y solamente se ha limitado a reportar cuando alguna disciplina ha tendido buenos resultados.

Otro punto a reconocer en esta nueva versión de juegos nacionales, de los muy contados que ha tenido la titular del deporte nacional, Ana Gabriela Guevara, es el hecho dar mayor fogueo a los atletas juveniles en el país, en donde sin duda Jalisco debió aprovechar aún más en la inclusión de un número mayor de jóvenes deportistas por lo menos en las 10 disciplinas en las que el estado fue sede, por aquello de abatir costos.

Ante este panorama expuesto, es indudable que las autoridades del CODE Jalisco tendrán que replantearse los esquemas y modelos competitivos, así como dejar de ser tan triunfalistas y aumentar la autocrítica, si uno de sus objetivos es retomar el liderazgo deportivo que hoy por hoy, se lo han arrebatado.

Sergio Enrique Navarro Velasco