Fotografía: EFE/Juan Manuel Blanco.
Ciudad de México, México.

Las decenas de migrantes muertos en accidentes viales en los últimos años en México y los miles de interceptados cuando viajaban hacinados en tráileres visibilizan la imposibilidad de controlar el flujo migratorio y hacen todavía más peligrosa la ruta hacia Estados Unidos.

En diciembre pasado, un total de 56 migrantes fallecieron al volcar el camión en el que viajaban hacinados mientras transitaban en una carretera de Chiapas.

Mientras que esta semana, mientras continúan las labores de repatriación de cadáveres de este trágico accidente vial, otros 38 migrantes resultaron lesionados en un siniestro carretero en Veracruz.

Un reflejo de la ola migratoria que azota México y se ha cobrado multitud de vidas en los últimos años. Solo desde finales de 2018 a la fecha, cuando comenzaron las caravanas migrantes, se contabilizan decenas de fallecidos en accidente parecidos.

“El paso por las carreteras se ha vuelto muy peligroso para los migrantes, pero el riesgo es igual que quedarse en sus países con violencia, grupos de maras, inseguridad y sin empleo”, dijo Eduardo González, profesor del Tecnológico de Monterrey y especialista en migración.

Estos son solo algunos motivos por los que muchos migrantes, según González, dejan atrás sus realidades y ponen en riesgo sus vidas para llegar a Estados Unidos, a menudo adquiriendo deudas estratosféricas e incluso perdiendo la vida en el camino.

“Buscan rutas seguras o menos peligrosas y por ello se ven obligados a trasladarse en tráilers o cabinas falsas. O en rutas más alejadas, donde suelen ser víctimas no solo de polleros (traficantes de personas) sino del crimen organizado”, lamentó.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here