Fotografía: María Blanco
Guadalajara, Jalisco.

“Yo ya no entiendo esto, es muy doloroso la verdad, lastima demasiado no encontrar la justicia”.

Ella es Jezika Anahí González Pérez, madre de la menor de ocho años que fue abusada sexualmente en noviembre de 2019 por uno de sus compañeros de salón de la escuela primaria Marco Antonio Montes de Oca, en Zapopan.

Desde hace más de dos años Jezika busca justicia para su hija; sin embargo, se ha encontrado con una serie de trabas para acceder a la justicia y obtener la reparación del daño para su hija.

Primero la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) determinó como no grave la omisión de la directora del plantel educativo y del docente del aula, quienes permanecieron callados a pesar de tener conocimiento sobre el abuso sexual, ya que los menores se lo hicieron saber pero no hicieron nada.

“La secretaría no ha dado otra respuesta, nos inconformamos y no sabemos nada, simplemente no nos quiere comparecer, atender, no nos han dado otra respuesta”.

Ante la resolución negativa por parte del ente educativo, la madre de la menor metió un recurso de inconformidad que a la fecha tras más de un año y medio, no se ha resuelto.

“Es un infierno y quema demasiado, no sana, vez que pasa el tiempo y que las autoridades no te responden como debe de ser, y es aún más doloroso porque tu agotas todo lo que está en tus manos y luchas por esa justicia y por tu hija y no ves resultados”.

Jezika comenta que su hija no es la misma desde aquel incidente, hay días en el que parece que la herida sana, y hay días en el que el dolor se vuelve hacer presente.

Actualmente la menor tiene 10 años, y está a unos meses de cumplir 11 y a pesar de su edad le pregunta constantemente a su mamá ¿si la justicia existe? refiriéndose al incidente que vivió a sus 8 años y que a la fecha no hay culpables, castigo, ni siquiera una disculpa pública.

Los docentes laboran en otra área de la secretaría de educación con goce de sueldo; la madre de la menor pide la destitución de los profesores como parte de la reparación del daño, y que se cambié la calificación emitida por la SEJ de no grave a grave.

También se desconoce si los tres menores agresores reciben terapia y el avance que presentan.

“Yo ya no entiendo esto, es muy doloroso la verdad, lastima demasiado no encontrar la justicia”.

Ella es Jezika Anahí González Pérez, madre de la menor de ocho años que fue abusada sexualmente en noviembre de 2019 por uno de sus compañeros de salón de la escuela primaria Marco Antonio Montes de Oca, en Zapopan.

Desde hace más de dos años Jezika busca justicia para su hija; sin embargo, se ha encontrado con una serie de incongruencias para acceder a la justicia y obtener la reparación del daño para su hija.

Primero la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) determinó como no grave la omisión de la directora del plantel educativo y del docente del aula, quienes permanecieron callados a pesar de tener conocimiento sobre el abuso sexual, ya que los menores se lo hicieron saber pero no hicieron nada.

“La secretaría no ha dado otra respuesta, nos inconformamos y no sabemos nada, simplemente no nos quiere comparecer, atender, no nos han dado otra respuesta”.

Ante la resolución negativa por parte del ente educativo, la madre de la menor metió un recurso de inconformidad para que se volviera a valorar la calificación, y tras más de un año y medio, no se ha resuelto.

“Es un infierno y quema demasiado, no sana, vez que pasa el tiempo y que las autoridades no te responden como debe de ser, y es aún más doloroso porque tu agotas todo lo que está en tus manos y luchas por esa justicia y por tu hija y no ves resultados”.

Jezika comenta que su hija no es la misma desde aquel incidente, hay días en el que parece que la herida sana, y hay días en el que el dolor se vuelve hacer presente.

Actualmente la menor tiene 10 años, y está a unos meses de cumplir 11 y a pesar de su edad le pregunta constantemente a su mamá ¿si la justicia existe? refiriéndose al incidente que vivió a sus 8 años y que a la fecha no hay culpables, castigo, ni siquiera una disculpa pública.

Los docentes laboran en otra área de la secretaría de educación con goce de sueldo; la madre de la menor pide la destitución de los profesores como parte de la reparación del daño, y que se cambié la calificación emitida por la SEJ de no grave a grave.

También se desconoce si los tres menores agresores reciben terapia y el avance que presentan.

María Ramírez Blanco

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here