Fotografía: SNTE / Archivo
Guadalajara, Jalisco.

Las secciones 16 y 47 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) dieron una respuesta inmediata a la decisión del gobierno de Jalisco, de abrir las aulas a grupos de hasta nueve niños para regularizarlos.

El gremio dijo en forma clara que “no hay condiciones para la presencialidad”, sobre todo, porque la pandemia de Covid-19 amenazan la salud y la vida.

Para regresar a las aulas a clases presenciales, en Jalisco debe decretarse que existe el “semáforo verde” de bajos contagios y ahora se mantiene el “semáforo naranja”, advirtió Arnoldo Rubio Cárdenas, líder de la sección 47 del SNTE, quien pidió también como condición que se vacune a los docentes contra el SARS-COV-2.

“Por ningún motivo se debe entender que es un regreso a clases presenciales. Nosotros no estaremos de acuerdo y eso hay que decirlo en forma tajante y contundente, no estaremos de acuerdo a la presencialidad, mientras no se cubran esas dos condiciones: que el sistema de medición epidemiológica esté en verde y que estemos vacunados, a parte de que se cubran las necesidades básicas, como agua potable, baños limpios, infraestructura, gel, cubrebocas y todos los insumos necesarios para que las escuelas funcionen”, aseveró.

La sección 47 del SNTE calcula que 15% de los alrededor de 70 mil profesores, personal administrativo y de servicios en el estado, pertenecen al grupo de riesgo, ya sea porque exceden los 60 años de edad o porque tienen alguna enfermedad crónica.

“La pandemia no se acaba con discursos, se acaba cuando se toman acciones”, dijo Arnoldo Rubio.

Ignacio Pérez Vega