Cefereso
Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco.

Miguel Ángel Félix Gallardo, sentenciado a 37 años de prisión por el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar, salió del Reclusorio Preventivo de Puente Grande, Jalisco, con base a una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y para que recibiera atención médica en un ojo y un oído, donde perdió funcionalidad.

Recibió atención médica en el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde y ahí continuará con su tratamiento, por lo que seguirán las visitas médicas.

Félix Gallardo, ex líder del cártel de Sinaloa y conocido como El Jefe de Jefes, ha solicitado su liberación por razones de humanidad, al contar con 76 años y enfrentar varias enfermedades, pero tanto jueces como autoridades penitenciarias se han negado.

El director de Prevención y Reinserción Social del Estado de Jalisco, José Antonio Pérez Juárez, confirmó el chequeo médico ante un problema complicado de salud, ya que perdió la vista en uno de sus ojos y además el audio en un oído.

Le realizaron unos exámenes para detectar que está sucediendo y tratar de conservar el funcionamiento del resto de sus órganos,

Miguel Ángel Félix Gallardo, además de la sentencia de 37 años de prisión y el pago de 2.8 millones de pesos por concepto de reparación del daño, que le fue dictada en el año del 2017, tiene dos procesos penales pendientes, uno en el fuero común y otro en el federal.

La única sentencia vigente es por el delito de homicidio calificado en contra del agente de la Administración de Control de Drogas (DEA), Enrique “Kiki” Camarera Salazar, y del piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar.

Otro que ya abandonó la prisión por su avanzada edad y deterioro en su salud es Ernesto Don Neto Fonseca Carrillo, que fue enviado a arresto domiciliario.

Víctor Chávez Ogazón

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here