Fotografía: Cortesía
Guadalajara, Jalisco.

La diputada y coordinadora parlamentaria de Morena en Jalisco, Érika Pérez García, rindió su segundo informe de actividades en donde se presentó como una legisladora cercana a la población, que ha defendido la causa de las mujeres, niñas y niños, así como grupos minoritarios, entre otros.

La legisladora mencionó que en su periodo legislativo ha presentado 251 iniciativas entre las cuales 93 son reformas de ley; de éstas, han sido aprobadas el 70 por ciento. Recordó que fue impulsora deuna reforma a la ley de Salud para que la reconstrucción de seno a las mujeres que padecieron cáncer sea gratuito a través de un programa al que se le dotaron recursos estatales.

“Este año, el proyecto ya cuenta con 5 millones de pesos y tenemos la perspectiva de que el programa se amplíe y se fortalezca año con año….La seguridad de las niñas y las mujeres es otra de nuestras prioridades. En Jalisco la violencia y el abuso sexual contra la mujer van en aumento. En el estado se registran seis casos de abuso sexual al día. Por eso, propusimos reformar el Código Penal para que el castigo por abuso sexual pase de 15 años a 20 años de prisión”.

También recordó que fue impulsora de retomar las leyes sobre desaparición, declaración especial de ausencia y víctimas en Jalisco, pues en lo que va del sexenio se han registrado más de 3 mil desapariciones, además interpuso una denuncia penal contra los funcionarios de la Fiscalía que participaron en la desaparición forzada de jóvenes que disponían a manifestarse el 5 de junio.

Pérez García consideró que por esto y otras acciones, ha sido una voz incómoda desde el Legislativo.

“Sí, soy incómoda para el gobierno, pero no soy enemiga de nadie. Llegué para sumar y generar consensos que nos permitan resolver los problemas de la ciudadanía. Seguiré siendo crítica y firme en mi convicción de estar del lado de la gente. Y seguiré dando resultados”.

La diputada también mencionó su apoyo a las personas con discapacidad, al reconocer en la ley a las personas de talla baja o también conseguir que las sesiones de pleno sean traducidas al lenguaje de señas mexicanas, entre otros avances.

Violeta Meléndez