Fotografia de Luis Felipe García
Guadalajara, Jalisco.

Pueblos y comunidades ribereñas de la cuenca del Río Santiago y del Lago de Chapala están inconformes con la “consulta amañada” del Plan de Ordenamiento Ecológico Regional, mediante el que se quieren formalizar cambios en el uso del suelo para favorecer la instalación de parques industriales y desarrollos turísticos, en el corredor de la carretera Poncitlán-Ocotlán.

La consulta está en proceso por parte del Gobierno de Poncitlán y concluye el próximo 31 de julio.

Faustino Santiago, quien es habitante de Poncitlán y forma parte del grupo Ciudadanos en Resistencia, explicó que el Ayuntamiento realiza una consulta únicamente por la vía digital, pero no se acerca directamente a las 24 localidades que conforman el municipio.

Los habitantes de Poncitlán, con el apoyo de activistas de Atequiza y de El Salto, realizarán una protesta mañana a las 12:00 horas, frente a la Presidencia Municipal.

Los vecinos de ese municipio señalaron que en la localidad Casa Blanca se autorizó ya el cambio de uso de suelo para permitir la construcción de un almacenamiento de petrolíferos en un predio de 150 hectáreas. En ese sitio se pretende recibir hasta 26 millones de litros de hidrocarburos.

Sobre ese cambio de uso de suelo, los residentes de la zona solicitaron información desde 2019 y a principios de 2020. Sin embargo, nunca hubo respuesta por parte del Ayuntamiento. Y el 30 de septiembre pasado, los regidores avalaron el cambio en el uso del territorio.

Para una instalación de uso industrial con manejo de sustancias de alto riesgo, como son los combustibles, la Ley exige una distancia de mil 500 metros a la redonda donde no haya viviendas. En este caso existen casas y vialidades urbanas a sólo 200 metros.

Por ello, los manifestantes exigirán que se detenga la consulta y se rechace el plan de convertir el corredor de Poncitlán, a lo largo de la carretera a Ocotlán, como un espacio industrial y turístico.
Ignacio Pérez Vega

Ignacio Pérez Vega