Guadalajara, Jalisco.

Durante estos tres años de administración federal se han tenido graves regresiones en materia de salud, sobre todo en trabajo de décadas del fracturado Sistema de Salud Nacional, una de las más graves es el indicador de las muertes maternas, pues se han disparado en todo el país, sentenció el ex secretario de Salud y consultor universal en Salud, Julio Frenk Mora:

“Uno de los efectos más drámaticos del mal manejo del sistema de salud es el aumento de 32 por ciento de las muertes maternas entre 2019 y 2020, lo que representa un retroceso de una década en este indicador crucial, peor aún, el deterioro en la mortalidad materna continúa este año”.

Pero no termina ahí, Julio Frenk detalla más daños directos a la población por la destrucción del sistema de salud en el país, que por cierto aseguró que cifras del CONEVAL señalan que el gasto en salud del bolsillo de los ciudadanos se disparó hasta un 40 por ciento, lo que ha contribuido a que se agudice la pobreza en la población:

“Las consecuencias más ominosas para la población derivan del programa de vacunación universal que ha generado un retroceso de décadas en el control de infecciones comunes como el sarampión y la destrucción del sistema de compras consolidadas de medicamentos, que ha dado lugar a manifestaciones públicas de desesperación”.

Otra de las grandes regresiones en el país es el impacto de las decisiones de las politicas públicas sobre las condiciones de salud de la población, explicó:

“De acuerdo con la OCDE, el exceso de mortalidad en México entre enero de 2020 y junio de 2021 fue de 54.8 por ciento comparado con el promedio de 2015 a 2019; este exceso de mortalidad es, con mucho, el mas alto de los países de la OCDE y uno de los más elevados del mundo. La mayor parte de estas muertes en exceso se deben a la COVID-19, sin embargo, una proporción importante es producto de la errática estrategia de combate a la pandemia que debilitó la respuesta a otros problemas médicos”.

Recordó que, en 2018, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió elevar el gasto en salud a más de uno por ciento del Producto Interno Bruto, pero no sólo no ha cumplido, sino que el presupuesto de este sector ha seguido disminuyendo. La creación del INSABI y el descenso del gasto público en salud produjeron una caída en la cobertura de servicios, que es una de las regresiones registradas en la actual administración.

Advirtió que estas regresiones en materia de salud han generado cuatro importantes riesgos para el país. Así los enlistó:

“Primero un mayor riesgo de muerte que ya se expresa en la primera reducción generalizada de la esperanza de vida en un siglo, un incremento de la desigualdad social, porque el deterioro del sistema ha afectado a los más pobres; tercero, un mayor riesgo de gatos catastróficos y empobrecedores producto del descenso de los niveles de protección social de salud; y cuarto, una mayor vulnerabilidad del país frente a otras pandemias y emergencias sanitarias, como resultado del deterioro regulatorio”.

Ante esta realidad, dijo, urge retomar el programa de vacunación universal, darle un carácter autónomo a la Cofepris y reestablecer el sistema de compras consolidadas de medicamentos. Estas reflexiones las realizó el ex secretario de Salud en las mesas de análisis en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) Guadalajara.

Rocío López Fonseca

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here