Fotografía: EFE/Lorenzo Hernández
Mérida, Yucatán.

A 175 años de la Guerra de Castas, o movimiento rebelde de los indígenas de la Península de Yucatán, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) rescató una enorme Cruz Verde de madera policromada del Siglo XVIII que actualmente simboliza la pacificación de los antiguos habitantes del pueblo maya.

La guerra de castas fue un conflicto desatado en julio de 1847 entre los indígenas mayas de la península de Yucatán y las élites criollas, la cual terminó en 1901 con la ocupación de la capital maya de Chan Santa Cruz por parte de las tropas del Ejército mexicano.

“Para el INAH es importante rescatar y trasladar la Cruz a la capilla de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción (…) es como un símbolo de paz de la Guerra de Castas que comenzó en julio de 1847 y terminó en 1901”, contó Arturo Chab Cárdenas, delegado del Centro INAH Yucatán.

El traslado de la Cruz, que se realizó el viernes desde el Campamento arqueológico de Chichén Itzá y terminó en el centro del poblado de Pisté, la comisaría de Tinum, Yucatán, fue un espectáculo más para los turistas que atestiguaron la colorida procesión que iba al ritmo de la charanga.

Para los habitantes de Pisté significa un anhelo cumplido: “después de más de medio siglo, nuestra Cruz vuelve a tener esplendor, tenía muchos años descuidada en la capilla igualmente deteriorada”, contaron dos mujeres de la tercera que portaban estandartes durante el largo recorrido de la procesión.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here