Fotografía: Ignacio Pérez Vega
Guadalajara, Jalisco.

La pandemia del COVID-19 obligó a que el personal de salud, administración y limpieza en edad de riesgo que labora en los Servicios Médicos Municipales de Guadalajara, se quedara en casa. Por ello, hoy se hace necesaria la contratación de 200 empleados suplentes para cubrir esos huecos, advirtió el secretario general del Sindicato Vanguardia del Ayuntamiento de Guadalajara, Juan Manuel Núñez Cárdenas.

“Sí hace falta personal, aquí se deben de soltar los (espacios laborales). Ahí dice que deben de contratar más suplentes. Hay muchísimas personas mayores de 60 años y con enfermedades crónico-degenerativas que no se pueden integrar todavía al trabajo al 100%”, explicó.

Sobre la muerte de Carolina Arias Bejarano, empleada de intendencia en la Cruz Verde, quien se contagió de COVID-19, el doctor Juan Manuel Núñez hizo un llamado para que las autoridades municipales apoyen a sus familiares, les paguen una indemnización y le otorguen su plaza de trabajo a un familiar.

“La misma familia ya se acercó con nosotros, una de las hijas, para ver nosotros en que pudiésemos ayudarle. Vamos a ver de qué manera tendrán que recibir los beneficios de la indemnización, y ver si tienen a bien la plaza que tenía la mamá, que aún cuando no era de base, se le otorgue el beneficio a alguno de los familiares que se quedan ya en estado de indefensión, porque la madre era el sustento de su casa”, precisó.

Explicó que la mujer que falleció era suplente, tenía más de 14 años y se quedó esperando a que le dieran una plaza.

El dirigente gremial dijo que las plazas de base se están otorgando de manera discrecional a personas recomendadas, que no tienen ni el perfil, ni cumplen con la antigüedad y no se las están entregando al personal que ya tiene más de 3 años seis meses y un día laborando, que son quienes merecen ese empleo de base.

Núñez Cárdenas dijo que los directivos del área de administración de la Cruz Verde, están negando autorizaciones para tomar días económicos y días de vacaciones al personal, cuando el personal está agotado.

“Sabemos que es difícil porque no se tiene todo el personal que se requiere, pero sí se puede, cuando se tiene voluntad se pueden hacer las cosas”, apuntó.

Los Servicios Médicos Municipales de Guadalajara cuentan con alrededor de 950 empleados de base, entre médicos, enfermeras, personal administrativo y de intendencia.

Ignacio Pérez Vega