Repetir o empeorar el legado de la Legislatura 62: un riesgo latente || Parte 3

El paso de la Legislatura 62 en Jalisco se caracterizó por la falta de contrapesos, por no fungir como una representación popular y concretar más retrocesos legislativos que avances

0
6
Guadalajara, Jalisco.

El paso de la Legislatura 62 en Jalisco se caracterizó por la falta de contrapesos, por no fungir como una representación popular y concretar más retrocesos legislativos que avances: tres aspectos que hoy la convierten en una de los peores y la caracterizaron por un desempeño deficiente, consideraron académicos y expertos en el tema.

El paso de la Legislatura 62 en Jalisco se caracterizó por la falta de contrapesos.

Alberto Bayardo, coordinador del Observatorio Legislativo del ITESO, recalcó que las y los diputados de la legislatura pasada tuvieron serias deficiencias para ser representantes populares y más bien cerraron las puertas a la sociedad civil.

“De todo el tiempo que llevó dándole seguimiento al Congreso, tal vez esta Legislatura (la 62) es la que más ocasiones cerró las puertas literalmente del Recinto Legislativo para que la ciudadanía no pudiera estar presente en las discusiones ni al momento que ya se iban a aprobar unas decisiones ya tomadas”.

Recordó que el claro ejemplo fue la negación para que las feministas estuvieran presentes en la sesión donde se decidió extinguir el Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM), pues previamente habían señalado que se trataba de un retroceso al Mecanismo de Adelanto para las Mujeres. Luego tuvieron que corregir su error.

Al investigador del Departamento de Estudios Políticos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), Antonio Elvira De la Torre, le costó enumerar aspectos positivos de la Legislatura 62. Más bien observó que el Ejecutivo navegó sin mayores complicaciones, con alianzas y como un Gobierno “unificado”.

“La segunda fracción parlamentaria de mayor tamaño, que era Acción Nacional, de alguna manera estaba trabajando de manera colectiva con la fracción mayoritaria. Entonces, de entrada, eso ya garantizaba que la mayoría de los acuerdos, al menos de mayoría simple, pues iban a transitar, si te fijas la función de la fracción parlamentaria de Morena no fue tampoco de exceso de confrontación y de una marcada oposición a las designaciones, en términos de nombramientos”.

Para el coordinador del observatorio, la falta de contrapesos se demostró con que gestionaron “muy mal” las designaciones públicas. De ello da cuenta el nombramiento de tres consejeros de la Judicatura.

la falta de contrapesos se demostró con que gestionaron “muy mal” las designaciones públicas.

En el ámbito legislativo se vio una mayoría de retrocesos y escasos logros. Así sucedió con la reforma anticorrupción 2.0, que no incluyó las peticiones de la sociedad civil y los avances de legislaturas pasadas se echaron abajo.

Si bien las Legislaturas 58 y 59 son recordadas como una de las peores por el derroche de recursos y su alineación con el Ejecutivo a cambio de presupuesto, para Alberto Bayardo, la 62 superó esos rangos con la única intención de que no se afecte el proyecto del gobernador.

“Vemos que no hay una separación de poderes, pero aquí ya el tema es porque hay un intento, por un lado, de proteger a toda costa la figura del gobernador y su proyecto. Eso es lo que técnicamente se conoce como un Gobierno ‘unificado’ y eso implica eliminar todos los contrapesos que sea posible para que no haya quien obstaculice el avance del proyecto del gobernador”.

Frente a este panorama, se dijeron preocupados porque ven muy riesgoso volver a repetir un ciclo en el que esta Legislatura puede y tiene todas las condiciones para ser peor que la anterior.

“Ya nos había pasado en la Legislatura 58 que muchos pensábamos que no podía haber otra peor hasta que llegó la 59, que nos demostró que siempre se puede empeorar, luego vinieron la 60 y 61 que mejoraron, pero ahora tenemos estas la 62 que fue muy mal. Esperemos que la 63 no vaya a seguir ese ciclo y vaya a ser todavía peor, pero pues sí: las condiciones están dadas para que pueda ser todavía peor”.

El investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG) añadió que no ve esperanzas de un cambio con la actual Legislatura.

“Esta Legislatura que viene pues es más o menos el mismo esquema: viene con una mayoría similar y aunque hay cambios y ahora sí la fracción de Morena es la segunda y el PAN la tercera, tampoco hay grandes incentivos para que no funcione y los acuerdos y posicionamientos siguen estando muy en la misma dinámica. Pueden tener mayoría simple con un par de acuerdos legislativos entre dos fracciones y calificadas puedes salir con tres fracciones. Entonces, tampoco se espera un cambio radical”.

“Esta Legislatura que viene pues es más o menos el mismo esquema: viene con una mayoría similar”

Ambos consideraron que el paquete de reformas para concretar las leyes sobre la desaparición de personas fueron logros de las familias, no de los legisladores, pues las que se plantearon inicialmente tenían serias deficiencias.

Lee el Especial completo en: 

El fin de una Legislatura sumida en el escándalo

Fatima Aguilar

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here