Reparten para Jalisco y Guanajuato agua del Río Verde, un caudal casi seco

Juan Guillermo Márquez, presidente del Observatorio Ciudadano del Agua, advierte que los estudios del decreto que dio vida a la presa El Zapotillo, hablan de un río que corre todo el año pero que ya no existe desde hace más de tres décadas

0
228
Guadalajara, Jalisco.

La zona de impacto de la cuenca del Río Verde abarca los estados de San Luis Potosí, Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato y Jalisco con una superficie de 20 mil 705 kilómetros cuadrados.

Es un afluente que arrastra algas que le dan el característico color de su nombre y tras su recorrido de más de mil 400 kilómetros, se funde con el Río Santiago en la Barranca de Huentitán.

Según estudios efectuados por las autoridades federales, se trata de un río que corre todo el año, aunque recibe los más importantes volúmenes cuando llega el temporal de lluvias debido a arroyos y numerosos escurrimientos en Los Altos de Jalisco.

En Villa de Ornelas, municipio de Teocaltiche, a unos 30 kilómetros de Aguascalientes y sobre un puente que se cimbra al paso de los vehículos, Juan Guillermo Márquez, presidente del Observatorio Ciudadano del Agua, advierte que los estudios del decreto que dio vida a la presa El Zapotillo, hablan de un río que corre todo el año pero que ya no existe desde hace más de tres décadas.

Después de haber permanecido seco durante todo el estiaje, el Río Verde ha vuelto a correr
debido a las lluvias que ya comienzan a registrarse en Los Altos de Jalisco. Aquí, en Villa de Ornelas, Luis Antonio de Alba Ruezga, presidente de la Asociación de Silvicultores de Los Altos, muestra el estrecho afluente al que conoce de toda la vida.

Sobre el puente del estrecho río, el silvicultor señala los árboles y hasta las tierras de cultivo ubicadas en los márgenes, que prueban que los afluentes del Verde son muy escasos y por lo mismo insuficientes para llenar una presa.

En la serie de estudios realizados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), las cuentas alegres están presentes sobre el Río Verde. Una revisión histórica a la cuenca que baña cinco estados, en cifras de la dependencia federal, muestra que la capacidad del afluente es casi infinita.

En sus números, el río tiene una capacidad de proporcionar un volumen medio de hasta 16 metros cúbicos por segundo, lo que equivale a 504 millones de metros cúbicos que son los que fueron reservados por el Gobierno federal. Sin embargo, según sus cuentas, podría albergar hasta 901 millones de metros cúbicos.

De acuerdo con el decreto de 1995 cuando el presidente Ernesto Zedillo declaró reservada la cuenca del Verde para uso doméstico y urbano, el reparto de las aguas de la cuenca sería para Jalisco con un 76 % y Guanajuato con un 24 %, con 119 millones 837 mil metros cúbicos de agua para Guanajuato y 372 millones 139 mil metros cúbicos para Jalisco.

Las cuentas alegres sobre los volúmenes del Río, llegaron a repartir en el papel 3.8 metros cúbicos para Guanajuato y 12.2 metros cúbicos por segundo para Jalisco.

El decreto presidencial del 3 de abril de 1995 que reserva las aguas del Río Verde para usos domésticos y público urbano, menciona las aguas mansas y torrenciales, que técnicamente se refiere a las aguas que corren todo el año por el afluente y las que recibe por las lluvias.

Solo que en el Río Verde ya no hay aguas mansas, cuya definición significa río que corre mansa y pacíficamente y solamente tiene vida con cada temporal.

Esta es la parte 2 del especial de Carlos Martínez Macías, encuentra la historia completa aquí: Tras la huella del Río Verde

Carlos Martínez Macías
Últimas entradas de Carlos Martínez Macías (ver todo)